El tiempo - Tutiempo.net

Jordi López hace pública la carta enviada al colegiado que evitó que La Unión ascendiera a Segunda B

​El club socuellamino contempló que la redacción de esta carta era ya la única vía para al menos recibir una disculpa pública ante tan grave perjuicio para el club y sus socios y aficionados.
|


Jordi Lou0301pez Carta Abierta


El Yugo UD Socuéllamos ha hecho pública la Carta Abierta que envió el club en nombre de su presidente, Jordi López, el pasado 10 de julio al Comité Técnico de Árbitros de Cantabria para que diera traslado de la misma al Sr. Valero Alonso, árbitro del último partido de la eliminatoria final por el ascenso a Segunda División B que disputó su equipo el pasado 23 de junio en Salamanca ante el conjunto de Unionistas.


Ante los “agravios” sufridos por el equipo socuellamino por parte del colegiado en dicho partido, Jordi López, con poco más que poder hacer después las oportunas reclamaciones interpuestas ante la Real Federación Española de Fútbol por parte del club, contempló que la redacción de esta carta era ya la única vía para al menos recibir una disculpa pública ante tan grave perjuicio para el club y sus socios y aficionados, como último recurso para al menos tratar de defender el honor de nuestro equipo puesto que se ve en la obligación.


Tras no recibir respuesta alguna y confirmar desde el propio Comité Técnico de Árbitros de Cantabria su recepción y su postura de que no se pronunciarían en ningún término, El Club ha decidido hacerla pública tal cual les habían indicado en la misma.



Comunicado Presidente Yugo-U.D. Socuéllamos C.F.:


“Hoy me dirijo a ti, socio y aficionado, no solo como Presidente del Yugo-U.D. Socuéllamos C.F., sino también como aficionado al fútbol.


Solo un aficionado al fútbol puede llegar a entender el sentimiento que me invade desde el día que disputamos el último partido por el ascenso a Segunda B contra Unionistas de Salamanca.


A pesar de que nuestro equipo dio cuanto tenía en ambos partidos de la eliminatoria, al final el destino quiso que nos cruzásemos con un rival que nunca debió serlo: el colegiado de este último partido.


El Sr. Valero Alonso tuvo, siempre a nuestro parecer, una discutible actuación y, aunque en su momento respetamos los trámites federativos oportunos, también consideramos oportuno de este mismo modo, remitir una misiva al señor colegiado. A continuación, os trasladamos íntegramente el contenido de la misma que, a día de hoy, el Sr. Valero Alonso, no ha tenido a bien contestar”.


Jordi López – Presidente Yugo-U.D. Socuéllamos C.F.



CONTENIDO ÍNTEGRO DE LA CARTA


Carta abierta a D. Alejandro Valero Alonso


Estimado Sr. Valero:


Ya han pasado los días suficientes para que esta carta abierta no sea el fruto de la indignación ni de la amargura, ni mucho menos, sea el resultado de la frustración de lo que para mí, y para todos mis vecinos, fue todo lo ocurrido en el partido disputado el pasado 23 de junio.


Vaya por delante que el fútbol, ese maravilloso deporte al que muchos estamos conectados por nuestros sentimientos, es el que ha hecho que los caminos del club de nuestro pueblo, de nuestro corazón, sufriera lo que todos consideramos como la mayor injusticia de nuestras vidas.


Y también vaya por delante, que la grandeza del fútbol, a nuestro humilde entender, tiene siempre el componente del error humano, que pueda cambiar el destino de un determinado encuentro.


Sr. Valero, nosotros somos un humilde pueblo de Castilla-La Mancha que en junio de 2014 tuvimos el inmenso orgullo, después de más de noventa años de militar en el fútbol más humilde y más modesto, de ascender a Segunda División B.


Para nosotros, una directiva y un pueblo de gente trabajadora, fue el momento único, mágico, que como usted bien sabrá muy pocas cosas en la vida pueden llenar tanto como el lograr el ascenso para poder competir en una categoría como la de bronce del fútbol español, que nos permitió competir con equipos muy superiores en presupuesto y recursos, pero no en ilusión.


En los tres años siguientes, paseamos y llevamos por toda España, (sí Sr. Valero, en toda España, porque a pesar de nuestras limitaciones, llegamos a disputar la fase de ascenso a Segunda División A), el nombre y el orgullo de nuestro escudo, de nuestro pueblo, de nuestra tierra y de nuestros colores.


En esos tres años, hemos cometido errores, deportivos y extradeportivos, pero las consecuencias las hemos soportado con nobleza y, sobre todo, con la ilusión de poder continuar con un proyecto deportivo que llene la vida de nuestra gente cada semana, intentando volver a esa categoría que con tanto orgullo defendimos en esos tres años.


Me imagino que estará diciendo, por qué queremos hacerle llegar todo esto, y quizás hasta aquí tenga usted razón Sr. Valero. En realidad, esta carta nunca debería haberse escrito, probablemente, pero también, probablemente no se hubiera escrito si no hubiéramos sufrido la que probablemente haya sido la mayor humillación de nuestras vidas, en ese partido disputado el pasado 23 de junio de este año en Salamanca.


Al margen de que hayamos presentado la correspondiente reclamación solicitando la repetición del encuentro por los graves fallos técnicos cometidos en el partido por su actuación (que esperamos tenga a bien visualizar), y a pesar de que al tratarse de un recurso que en la historia del fútbol español jamás haya prosperado, queremos que sepa, que intentaremos que la dignidad de todos mis compañeros de junta, socios y aficionados de nuestra humilde entidad, se salvaguarde por encima de todo.


Sr. Valero, los dos errores que dan origen al primer y tercer gol que encajamos en dicho partido, tiene que disculparme, pero le descalifican como colegiado para dirigir el último encuentro de una fase de ascenso, y probablemente para desempeñar la función de árbitro colegiado.


Los dos errores que usted comete no son errores de apreciación. No puedo, porque no alcanzo a aceptar en mi reflexión, que usted tuviera una premeditación a perjudicarnos, ni que hubiera antes del partido ningún tipo de motivación por su parte para que quedáramos fuera del ascenso que tanto anhelamos, pero tiene que entender que son errores, que si no llegamos a estar en pleno Mundial de selecciones y en una categoría tan humilde como la Tercera División, el que se cometan esos dos errores en el mismo partido hubiera tenido dimensiones de escándalo.


En todos estos años, hemos tenido decisiones arbitrales que nos han beneficiado y decisiones que nos han perjudicado, el fútbol, la vida, tienen ese componente del error humano.


Sr. Valero, los dos errores no son errores humanos, y no quiero con esta carta entrar en que nadie intente explicar lo inexplicable, que no es otra cosa que el que ambos goles subieran al marcador. Solo queremos una disculpa, porque realmente se ha humillado y pisoteado nuestra dignidad.


No queremos otra cosa Sr. Valero, que elevar la voz por lo que considero es una gravísima afrenta hacia mi gente, mujeres, personas mayores y niños que quedaron llorando y aún lo siguen haciendo por lo sucedido. No le conozco Sr. Valero, pero quiero que entienda que los humildes lo somos en casi todo y hay algo en lo que es difícil superarnos, en ilusión y en ganas, y usted, con un comportamiento y unos errores absolutamente impropios nos ha pisoteado.


No pretenda, y vaya esto por delante, decir que le acusamos de nada ilícito. No podemos, no tenemos ningún tipo de prueba más allá de dos jugadas que quien las ve no da crédito a que esto haya ocurrido, y que resulte al menos chocante, que un árbitro nombrado de un colegio sea sustituido por otro del mismo colegio.


Esto es fútbol, y la suerte está echada en cuanto el colegiado lleva a cabo el pitido inicial, pero los errores, las injusticias sufridas, no son fútbol, y por ello queremos que pida perdón Sr. Valero, que se disculpe de manera pública ante las aficionadas y aficionados de nuestro club, porque nos lo merecemos.


Le deseamos que le vaya bien en la vida, y sobre todo, que si algún día volvemos a encontrarnos, le pedimos que rechace el nombramiento, de corazón, no somos ni sus enemigos ni sus rivales, pero sí sus afrentados, y este mundo del fútbol debe ser un mundo para dejar amigos, porque muchos de los que estamos en él somos buena gente, gente que no hace las cosas para causar daño ni mal, y usted, y desconozco el motivo, nos lo ha hecho.


Discúlpese, Sr. Valero, el daño está hecho, pero al menos reconforte a nuestra gente, ellos sí se lo merecen.



Un saludo.


En Socuéllamos, a 10 de julio de 2018


Jorge López Garrido



PRESIDENTE U.D. SOCUÉLLAMOS

tiempo.es