El tiempo - Tutiempo.net

El traslado de la pista de skate, "otra muestra más de la improvisación del equipo de Gobierno"

​El Grupo Municipal Socialista denuncia la falta de comunicación entre las Concejalías de Urbanismo y Medio Ambiente, y la de Juventud y Deportes, que ha supuesto un gasto doble de 6.000 euros.
|

Pista skate


El Grupo Municipal Socialista ha denunciado en nota de prensa “un nuevo despropósito que vuelve a poner de manifiesto la improvisación y la falta de planificación a la que ya nos tiene acostumbrados el equipo de Gobierno de PP y UPyD en el Ayuntamiento de Socuéllamos” en referencia al desmontaje y traslado de la pista de skate que estaba situada en el patio de la Escuela Municipal de Música a la zona de la plaza de toros, “y que ha supuesto un nuevo gasto para las arcas municipales, además de un doble trabajo para los operarios municipales, que han sido los encargados de su desmontaje y posterior montaje en la nueva zona”, indican.



Según los socialistas, a los cerca de 20.000 euros que supuso su instalación en la Escuela de Música, entre los módulos para la práctica del skate, y los más de 6.800 euros que se destinaron para hormigonar la zona de tierra para ampliar la pista de patinaje, “ahora hay que sumar 6.000 euros más para habilitar la zona contigua a la plaza de toros a donde ha sido trasladada la pista de patinaje, ya que ha habido que nivelar el terreno con zahorra, lo que ha supuesto un gasto superior a los 1.300 euros, antes de proceder al hormigonado de la zona, trabajos que han costado 4.700 euros”.



“De nuevo vemos cómo la desorganización y la falta de comunicación entre las Concejalías de Urbanismo y Medio Ambiente, y la de Juventud y Deportes, vuelven a perjudicar los intereses de nuestros vecinos y vecinas con un gasto doble que no habría sido necesario llevar a cabo si se hubiera planificado desde un principio la ubicación de la zona de skate, y no dar lugar a que siete meses después de su colocación, se traslade a otra zona de la localidad, lo que supone el doble de trabajo y un gasto añadido e innecesario para las arcas municipales”.

tiempo.es