El tiempo - Tutiempo.net

El Centro de Arte expone "El Quijote según Gustavo Doré", de Miguel Navarro

​La exposición de dibujos, grabados y collages se puede visitar hasta el 11 de septiembre.
|


En la tarde del viernes 2 de septiembre se ha inaugurado con motivo de Manchavino 2016, la exposición de la colección particular de 87 grabados, dibujos y collages del artista Miguel Navarro Sánchez, denominada “El Quijote según Gustavo Doré”, en el Centro de Arte “Carmen Arias” y se podrá visitar hasta el 11 de septiembre.


La alcaldesa de Socuéllamos, Pruden Medina y la concejal de Cultura, Hortensia López han agradecido a Don Pedro Ferrer y su familia, propietarios de la colección que se expone en Socuéllamos por permitir que todos los socuellaminos y visitantes puedan disfrutar de esta exposición.



El Quijote según Gustavo Doré es una serie que surge de la necesidad de Miguel Navarro por homenajear a tanto a Cervantes como al propio Doré. Se compone de 86 piezas de gran calidad entre las que encontramos grabados, dibujos y collage.



En los grabados, Navarro Sánchez sobrepone imágenes tomadas del segundo sobre textos de la época del primero para acercarlos al tiempo real de la historia y en el collage busca acercar a Doré a nuestro tiempo. Miguel Navarro pretende así conformar un paseo por el tiempo; desde el barroco/romántico de Doré, al tiempo de Cervantes y de ahí, a nuestros días.



El autor de la exposición nace en Valdepeñas (Ciudad Real) en 1935. En 1946 abandona los estudios para comenzar su aprendizaje en hostelería. Miguel se ejercita activamente en el retrato de jugadores de cartas y de dominó, dibujándolos sobre el mármol de las mesas. Animado por esta práctica, comienza a estudiar dibujo en una escuela de artes y oficios de Ciudad Real.


Tras hacer el servicio militar pasa un año trabajando como copista en el Museo del Prado y posteriormente vuelve a C. Real donde conoce a Antonio López García y a su tío, Antonio López Torres. En 1959 realiza su primera exposición en los Salones del Casino de Ciudad Real.


En 1962, viaja a París con la idea de instalarse en Montmartre, pero le desilusiona profesionalmente. Además la ciudad le parece inasequible, por lo que viaja a Bruselas con el sueño de ir a Amberes, aunque finalmente se queda en la capital belga. Durante los años posteriores realiza numerosas exposiciones tanto en Bélgica como en España y empieza a cosechar importantes premios.



En 1979 compra la casa de La Poblachuela en Ciudad Real restaurándola y acondicionándola. Así cumple el deseo siempre anhelado de vivir en el campo, cerca de los modelos que pinta. Inicia un giro desde el expresionismo anterior hacia una etapa más simbolista y realista con incursiones en el surrealismo. Allí pinta y reside desde entonces.


Como todos los creadores plásticos importantes, Miguel Navarro ha aprendido en la sabiduría que irradian los tres viejos maestros de siempre: la naturaleza, los museos y la vida. Tiene aspecto de alquimista y conoce la alquimia el arte, realiza una obra sincera, con peso específico propio. Su obra, asumida la influencia de las tendencias artísticas que contempla en Europa, se torna personal con los años. Su pintura se atempera y sosiega, se rodea de silencio, de interior de casa de pueblo o de llanura abierta.



GUSTAVO DORÉ


Nació en Estrasburgo 1832 y murió Francia 1883.

Gustave Doré publicó su primera ilustración con solo quince años.

En 1862 viajó por España con el barón Davillier.

Fruto de ese viaje, al año siguiente se publicó una serie de crónicas sobre Valencia, Galicia, Andalucía, con estancias específicas de Granada, Madrid, y otras capitales españolas. La obra se incluyó en la colección Le Tour du Monde.

En esa misma década de 1860 ilustró una edición francesa de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, partiendo de su experiencia vital en la geografía española.

La novela de Cervantes es uno de los relatos más ilustrados de la literatura europea, pero Doré quiere superar a sus predecesores. Cuando se publicó en 1863, la obra fue el objeto de unánimes elogios.



tiempo.es