El tiempo - Tutiempo.net

"No sirvas a quien sirvió, ni pidas..."

​Artículo de opinión de Julián Sarrión.
|

Esta dimisión (Concejal de Urbanismo, Sra. Losa) es una de las consecuencias -todo apunta a ello- del ímpetu arrebatador de la aprendiz de cacique, la señora Prudencia Medina.


En casi todos los divorcios se esgrimen razones personales, claro, como no. En realidad, detrás se encubren diferencias de carácter, irreconciliables.


No hablaré en ningún momento del trabajo de la que ahora renuncia, ni su entrega al partido, ni la dedicación a su concejalía, ni de chismorreos (haberlos haylos) que circulan. Ignoro todo eso y tampoco me importa. El hecho que motiva, únicamente, mi opinión es la DIMISIÓN por motivos personales, -los cuales desconozco- pero en mis palabras no hay certezas, solo lanzo hipótesis.


Es curioso que la dimitida haya sido la concejala de Urbanismo, tema que llevó tanto tiempo -y tan mal- la señora ahora Alcaldesa I-legítima. (tomó la fortaleza con enredos y se ganó la I).


¿Pretendería enmendar su nefasta gestión pasada, durante tantos años a la sombra del Faraón García?
¿En realidad era la Señora Prudencia la que intentaba mangonear la gestión de Urbanismo y la señora Losa se cansó de actuar de títere? 


¿Le habrá ocurrido a esta e edil lo que a esos padres que ven en los vástagos una oportunidad de ser lo que ellos no consiguieron y superar así su fracaso? 


Hasta donde se sabe, Prudencia Medina compensa su incompetencia (demostrada) con un talante de “rompe y rasga” hacia sus subalternos concejales (No sirvas a quien sirvió, ni pidas ...) y quizá alguno/a -en este caso la señora Losa- no estaba dispuesta a ese ordeno y mando, que la actual “mandamás” calca de su antiguo mentor.


En el caso de que mis interrogantes sobre esta dimisión sean ciertos –creo que no van muy descaminados- a esta ex-concejala de Urbanismo le honra esta dimisión, puesto que en ese caso no se habría dejado manipular por la vacua Sra. Prudencia. Algo parecido ocurrió hace años con el Faraón García, cuando varios concejales dimitieron por no dejarse ningunear. De aquellas actitudes caciquiles aprendió la actual Alcaldesa. Pero ahí quedan los dóciles, esos concejales que no rechistarán, porque en realidad no opinan, siguen las directrices de la que tiene el bastón, y muy agradecidos, porque no dan para más.


Y en la cúspide la de Participación Ciudadana, la señora M. Delgado, esta sí, tratada como la niña caprichosa a la que no se le puede enfurruñar. En su limbo de parabienes y concesiones, esa si merece un capítulo aparte. Una arribista de manual, una trepa al servicio del “pueblo”. Esta señora debe pensar que eso que se mete en la cartera se llama pueblo, para otros llamado dinero.


Si alguien ve en mis palabras cierta mala intención, acierta de pleno. Pienso mal, con determinación e indignado, puesto que desde que el actual gobierno PePero municipal TRAPICHEÓ Y CONSPIRÓ para tomar el mando, untando a la Sra. Mar Delgado “la bien pagá” y la alcaldesa por sorpresa tomó el bastón para salvar a los socuellaminos con sus mentiras y manipulaciones, se instauró en Socuéllamos la discordia y falta de entendimiento. “Mal rollo” que no se ha encargado de apaciguar la I-legítima, sino todo lo contrario, sigue y seguirá “a la gresca” contra la oposición e intentando manipular a los ciudadanos con ahínco.


Es comprensible que para muchos la Sra. Prudencia no sea nuestra alcaldesa (aunque lo acatemos sin más remedio) y por lo tanto discrepemos de sus nefastas actuaciones; pasadas, actuales y… futuras, con toda seguridad.


Pasados unos meses de su aterrizaje en el asiento de mando, con teatreras razones, con sus quejas alarmantes sobre las carencias e incapacidades del anterior equipo de gobierno, muchos nos preguntamos si esta gestión llena de incompetencias, que ahora ella despliega, es la que nos iba a salvar del desastre que profetizaba. ¿Después de tanto farsante melodrama nos merecemos semejante inutilidad?


¿Trepar y alcanzar el poder son suficientes razones para ostentar cargos públicos? En Socuéllamos tenemos un claro ejemplo de esto. Solo así se entiende la torpeza de tanto mal gobernante, apoltronados durante años en sus cómodos puestos de dominio, batallados a base de codazos.






* Forosocuellamos no se hace responsable de los artículos de opinión enviados a nuestra redacción, siendo el único responsable del mismo el autor/autora firmante. 

tiempo.es