El tiempo - Tutiempo.net

La Federación de Mujeres del Ámbito Rural alerta sobre la escasa presencia de agricultoras en los órganos directivos

Las mujeres agrícolas se enfrentan a trabajos más precarios, sin reconocimiento profesional y con salarios más bajos, según estudios del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha.
|



La sede de ASAJA acogía esta mañana las jornadas sobre Participación y Presencia de las Mujeres en los Órganos Directivos Agrarios organizadas por la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR). “Apostamos por que las mujeres estén donde se toman las decisiones… porque así iremos avanzando mucho más deprisa en la igualdad y sobretodo en las zonas rurales”, explicaba la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino.


La también diputada regional del Partido Popular, ha destacado que “las mujeres representan una cuarta parte de los asociados” en las Cooperativas pero sólo alrededor del 3% participa en los consejos rectores. Es el caso de Marí Cruz Collado, secretaria del consejo de la Cooperativa Cristo de la Vega: “no he tenido dificultad, he sido muy bien acogida y en ningún momento se me ha tratado de una manera diferente por ser mujer”, comentaba Collado quien ha asegurado que la poca presencia de mujeres se debe a que “no creemos en nosotras mismas y en nuestra capacidad de liderazgo”.


Según el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, las trabajadoras agrícolas son muy numerosas pero el principal problema “es la falta de estadísticas actualizadas” para conocer la situación real de las mujeres en este tipo de puestos de trabajo. Además, desde el Instituto aseguran que las mujeres que trabajan en explotaciones agrarias no suelen estar reconocidas profesionalmente, tienen salarios menores y no suelen poseer una seguridad social propia.


Por su parte, el presidente de ASAJA Socuéllamos, Pedro Alcolea, ha asegurado que actualmente las mujeres representan el 10% de la Asamblea de Agricultura y que se las intenta incluir aunque son ellas “las que tienen que tener esa decisión”, sin hacer referencia a las dificultades sexistas del mundo de la agricultura y de las zonas rurales, así como a las mentalidades de los propios hombres que dificultan el acceso de las mujeres a puestos de trabajo de calidad en la agricultura. Para mejorar esta situación la alcaldesa de Socuéllamos, Pruden Medina, ha destacado la existencia de diferentes cursos de formación como “el taller de empleo agroecológico” que intentan mejorar la “corresponsabilidad” entre hombres y mujeres.