El tiempo - Tutiempo.net

El Hospital de Ciudad Real evalúa la resistencia de los antibióticos y registra 1.564 recomendaciones para mejorar su respuesta clínica

Un equipo multidisciplinar encargado del desarrollo del Programa de Optimización del uso de Antimicrobianos (PROA) asesora en la administración de antibióticos en el tratamiento de infecciones, para obtener una respuesta clínica adecuada y evitar las resistencias generadas por su mal uso.
|



Combatir la resistencia a los antibióticos es una cuestión compleja que implica mejorar el manejo de la infección y optimizar el uso de antimicrobianos. Bajo esta premisa trabaja el Grupo PROA, un equipo multidisciplinar compuesto por especialistas de Medicina Interna, Microbiología, Medicina Intensiva, Farmacia y Medicina Preventiva, encargado de la implantación en el Hospital General Universitario de Ciudad Real del Programa de Optimización del uso de Antimicrobianos (PROA).


Desde su puesta en marcha a finales del año 2013 hasta hoy, han realizado 1.564 recomendaciones sobre el buen uso de carbapanémicos, un tipo de antibiótico bactericida de amplio espectro, ha explicado Raúl Pérez Serrano, facultativo especialista en Farmacia perteneciente al Grupo PROA. La aceptación de las recomendaciones “ha sido prácticamente del 90%, un dato del que estamos muy orgullosos”, añade.

Respecto a la duración, del total de recomendaciones 96 corresponden a tratamientos que se prolongan más de 21 días, de los cuales tan sólo se recomendó su continuidad en un 18% de los casos frente a un 66% en los que la suspensión aportó mejor respuesta clínica.

Otra de las líneas en las que se trabaja es la prescripción de antifúngicos, con 31 recomendaciones sobre su buen uso, cuya suspensión se aconsejó en un 32% de los casos.

Una evaluación que se ha dado a conocer recientemente a más de un centenar de profesionales, cuya colaboración permite mejorar el manejo de las infecciones para reducir la resistencia a los antibióticos, siguiendo las directrices del Grupo para el Estudio de la Infección Hospitalaria (GEIH) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph).

Grupo PROA

La complejidad en el manejo de las enfermedades infecciosas y el aumento de las resistencias de los tratamientos con antimicrobianos, es “relevante tanto para el paciente, como para el sistema y la propia sociedad”, ha destacado Lourdes Porras, especialista de Medicina Interna que forma parte del Grupo PROA.

Los objetivos de este equipo de profesionales que asesora sobre el buen uso de los antimicrobianos son “la mejora de los resultados clínicos, minimizar los efectos adversos, preservar la ecología hospitalaria y garantizar tratamientos costo-efectivos”, ha añadido Porras.

Para ello, es importante hacer una llamada de atención sobre la importancia de la resistencia a los antibióticos y la necesidad de acciones específicas desde distintos ámbitos tanto en la asistencia hospitalaria como en Atención Primaria para promocionar el uso adecuado de estos fármacos y evitar este problema.

Se considera que una mala utilización del antibiótico se produce cuando se pauta sin que haga falta o más tiempo de la cuenta o cuando no es el adecuado para tratar la infección diagnosticada.

Hacia la excelencia

El Grupo PROA inició su andadura asesorando sobre los tratamientos con carbapanémicos y posteriormente se han sumado los de larga duración, antifúngicos y nuevos antibióticos.

La incorporación de estas nuevas líneas de trabajo, unido a la consolidación del grupo que presta apoyo en todas las áreas asistenciales del Hospital de Ciudad Real hace que se perfile como nuevo reto la obtención de la acreditación de calidad, explica la doctora Hasania Abdel-Hadi, especialista en Medicina Intensiva.

El objetivo es “continuar hacia la excelencia” mediante la actualización de conocimientos, profundizando en todos los aspectos relacionados con las patologías infecciosas más relevantes, con protocolos de actuación y estrategias que permitan un adecuado seguimiento de las multirresistencias. Para ello, “es clave una buena comunicación entre profesionales”, ha subrayado Abdel-Hadi.