Brote de COVID más probable entre personas con ciertas enfermedades mentales: estudio

Un nuevo estudio sugiere que las personas con antecedentes de ciertas enfermedades mentales pueden tener un mayor riesgo de contraer una infección avanzada por COVID-19 después de la vacunación.

Esto puede deberse a que los pacientes con ciertos trastornos psiquiátricos pueden tener una «respuesta inmunitaria más baja a la vacuna», dijo la investigadora Christine Nishimi.

Los investigadores dijeron que los hallazgos muestran que las personas con trastornos psiquiátricos deberían estar entre los grupos prioritarios en las vacunas de refuerzo y otros esfuerzos preventivos.

El estudio, publicado por la Universidad de California en San Francisco, analizó datos de 263,697 pacientes completamente vacunados que recibieron atención médica de los Departamentos de Asuntos de Veteranos de EE. UU. entre febrero de 2020 y noviembre de 2021. Publicaron sus hallazgos el jueves pasado en la revista. La red JAMA está abierta.

Entre el grupo, 135.481 pacientes (51,4 por ciento) fueron diagnosticados con al menos una afección psiquiátrica, como abuso de sustancias, trastornos psicóticos, trastorno bipolar, trastorno de adaptación y ansiedad. Además, 39.109 pacientes (14,8 por ciento) desarrollaron superinfecciones.

Los investigadores encontraron que para los pacientes menores de 65 años, el riesgo de una infección avanzada por COVID-19 era un 11 por ciento más alto que para aquellos diagnosticados con una afección psiquiátrica. Y para los pacientes de 65 años o más, su historial psiquiátrico representa un riesgo 24% mayor de contraer COVID-19.

Dada la mayor incidencia de infección entre los pacientes mayores, Nishimi dijo que una respuesta inmunitaria reducida a la vacuna asociada con algunos trastornos psiquiátricos «puede ser más significativa en los ancianos».

READ  Dice que "no es una barrera" para las prioridades de Biden mientras presiona por un proyecto de ley de infraestructura más ligero.

«(Los pacientes mayores) pueden necesitar atención en persona más frecuente, lo que puede aumentar su interacción con el sistema de atención de la salud», dijo Nishimi. Nota de prensa publicada el jueves.

Para ambos grupos, los factores de riesgo también se ajustaron por variables como la edad, la raza, el tipo de vacuna y las condiciones subyacentes.

«Nuestra investigación sugiere que el aumento de infecciones penetrantes en personas con trastornos psiquiátricos no puede explicarse completamente por factores sociodemográficos o condiciones preexistentes», dijo el autor principal Ove O’Donovan en el comunicado de prensa. «Es importante considerar la salud mental junto con otros factores de riesgo».

Los factores de riesgo varían según el tipo de afección. Para los pacientes de 65 años o más, el estudio encontró que el riesgo de infección era un 24 por ciento más alto entre las personas con antecedentes de abuso de sustancias, un 23 por ciento más alto para aquellos con un trastorno psicótico y un 16 por ciento para el trastorno bipolar, un 14 por ciento para el trastorno de adaptación y 12 por ciento para la ansiedad.

Una posible explicación, dice O’Donovan, puede deberse a una inmunidad débil exacerbada por estas condiciones de salud mental.

«Es posible que la inmunidad disminuya después de la vacunación más rápido o con más fuerza para las personas con trastornos psiquiátricos y/o que tengan menos protección para las variantes más nuevas», dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.