Cinco países de la Unión Europea se han comprometido a introducir impuestos corporativos mínimos

Algunos de los estados miembros más grandes de la UE se han comprometido a implementar un impuesto corporativo mínimo global planificado a pesar de la oposición de Hungría, que se ha negado a respaldar las propuestas fiscales del bloque.

En una declaración conjunta el viernes, los ministros de finanzas de Alemania, Francia, Italia, España y los Países Bajos se comprometieron a introducir una tasa impositiva efectiva del 15 por ciento sobre las empresas en sus países «rápidamente», y agregaron que querían que se implementara el nuevo sistema. . para 2023.

«Estamos listos para implementar la tributación efectiva mínima global en 2023 por cualquier medio legal posible», dijeron en un comunicado emitido durante las reuniones de ministros de finanzas del viernes en Praga.

La Comisión Europea ha propuesto una directiva de la UE que aplica la tasa mínima, que forma parte del acuerdo internacional de impuestos corporativos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos celebrado el año pasado. El acuerdo tiene como objetivo eliminar el uso de paraísos fiscales por parte de las empresas multinacionales.

Pero las reglas han sido prohibidas, inicialmente por Varsovia y más recientemente por Budapest. Desde entonces, Varsovia ha abandonado sus objeciones.

Los cambios en las normas fiscales de la UE generalmente requieren el consenso de los estados miembros, pero algunas capitales han pedido que el plan fiscal se implemente a través de un proceso llamado «cooperación mejorada», lo que significa que otros estados miembros pueden avanzar sin el consentimiento o la participación de Hungría.

Fortalecer la cooperación era una forma de avanzar, pero las «opciones nacionales» también deben estar sobre la mesa, dijo Bruno Le Maire, ministro de Finanzas de Francia, a los periodistas antes de las reuniones en Praga.

READ  La oficina de Statistics Canada muestra cómo le estaba yendo al mercado laboral en marzo

Alemania dijo a principios de esta semana que estaba lista para implementar la medida unilateralmente si no se llegaba a un acuerdo en toda la UE. El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, dijo el viernes que, si bien Berlín apoya firmemente el enfoque europeo, utilizará la legislación nacional para implementar el sistema fiscal si es necesario.

La declaración conjunta de los cinco ministros no mencionó explícitamente el fortalecimiento de la cooperación. Algunas capitales de la UE desconfían de tratar de utilizar el complejo proceso en un tema fiscal, que se vio empañado por un intento fallido y publicitado de imponer un impuesto sobre las transacciones financieras hace una década.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la comisión, dijo a los periodistas que su solución preferida seguía siendo la de toda la UE.

Los cinco ministros dijeron que la introducción de la tasa mínima fue un paso importante hacia la «equidad fiscal», y agregaron en su declaración: «Si no se llega a un consenso en las próximas semanas, nuestros gobiernos tienen la firme intención de cumplir con nuestro compromiso».

Hungría ha defendido enérgicamente su tasa impositiva corporativa del 9 por ciento. Su ministro de Relaciones Exteriores, Peter Szijjarto, dijo a principios de este año que dada la recesión económica actual, el impuesto mínimo sería un golpe fatal para la economía europea y expondría a Hungría a «desafíos extraordinarios».

Sin embargo, muchas capitales de la UE ven la medida de Hungría como un intento de crear influencia en otros conflictos con Bruselas en lugar de tratar los méritos de la propuesta fiscal. Budapest se ha visto envuelta en una disputa con la Unión Europea sobre el estado de derecho y aún no ha llegado a un acuerdo con la Comisión sobre la apertura de su parte en el fondo de recuperación post-Covid-19.

READ  España: Investigación contra una empresa eléctrica por vaciar el tanque durante la ola de calor, actualidad mundial

Budapest estaba lista para aceptar un impuesto corporativo mínimo a principios de este año, antes de retirar su apoyo en junio.

Gergeli Julias, jefe de gabinete del primer ministro húngaro, Viktor Orban, insistió el jueves en que la UE no podría implementar la medida a menos que su país esté de acuerdo. El ministerio de finanzas de Hungría y los portavoces del gobierno no pudieron ser contactados para hacer comentarios el viernes.

Información adicional de Marton Dunay en Budapest y Mary McDougall en Londres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.