Covid-19: Los teletrabajadores acuden en masa a las Islas Canarias: “Es un sueño hecho realidad” | Economía y negocios

Sonya Amron es una mujer de negocios de 34 años de París. En diciembre pasado, hizo las maletas para escapar del clima frío y el encierro del coronavirus en Francia. Omar planeaba pasar solo un mes en La Palma, pero cuando llegó decidió quedarse. Ahora compagina su trabajo como directora de ventas de la start-up francesa Mobeelity con running Casa Pinahares, Espacio para colorear en el municipio de Los Llanos de Ariadne. “La idea de que las grandes mentes tienen que estar en una ciudad y vivir una vida estresante para avanzar en sus carreras”, dijo a EL PAÍS en una videollamada. Trabajo 12 horas, siete días a la semana. Pero miro las montañas y soy feliz. No Palma es un sueño hecho realidad “.

Sonya Amron (izquierda), una mujer de negocios de 34 años de París, en Casa Pinahares.De Marty

La pandemia del coronavirus ha devastado la industria del turismo en las Islas Canarias de España. Las calles de los principales destinos turísticos permanecen vacías, con menos del 40% de los alojamientos (alrededor de 17.000 camas) abiertos al público. Canarias es ahora la región española con mayor nivel de desempleo y los expertos advierten que esto podría desembocar en una profunda crisis social. Pero muchas empresas han sido rescatadas al intentar atraer a trabajadores remotos. Los profesionales que llegan a Canarias para trabajar a distancia tienen más poder adquisitivo y gastan más. Además, no traen consigo el impacto negativo del turismo de masas.

El número de trabajadores a distancia en la región ha aumentado un 10% mensual desde el pasado mes de septiembre, cuando el Gobierno de Canarias anunció un plan de 500.000 € para atraer a 30.000 de estos profesionales en una década. El archipiélago alberga actualmente a unos 8.000 trabajadores remotos de una amplia gama de países como Alemania, Francia, Reino Unido y, cada vez más, Estados Unidos, según la Asociación Canaria de Espacios Compartidos. Se trata de un nuevo movimiento que aún no ha sido abordado en las tradicionales encuestas de turismo que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE).

READ  El mercado de entrepisos industriales alcanzará los 10.140 millones de dólares
Mapa en el espacio para colorear de Las Palmas de Gran Canaria con imágenes de los habitantes marcados con los países a los que pertenecen.
Mapa en el espacio para colorear de Las Palmas de Gran Canaria con imágenes de los habitantes marcados con los países a los que pertenecen.

Re personas

Para Tracy Q., de 22 años, la llegada del trabajo a distancia representa un cambio de actitud más amplio. Keogh no solo se mudó de Irlanda a las Islas Canarias durante la pandemia, sino que también es cofundadora de Grow Remote, una startup respaldada por el gobierno irlandés que intenta conectar empresas con trabajadores remotos de todo el mundo. “No se trata solo de los autónomos que deciden viajar”, dice Qiu, “es un cambio de paradigma, una nueva forma de trabajar”.

Yeza Castilla, responsable de turismo regional en Canarias, coincide en que se ha producido un cambio: “En el último año se ha afianzado la idea de trabajar de forma remota desde otros lugares”.

Tracy Q., de 22 años, trabaja a distancia.
Tracy Q., de 22 años, trabaja a distancia.Kiki Curbelo

Juan Betancourt también fue testigo de esta tendencia. Su empresa inmobiliaria Living Las Canteras, que lleva el nombre de la famosa playa de Las Canteras en Las Palmas de Gran Canaria, ha estado en el negocio desde 2010 y administra una serie de propiedades, incluidas 16 casas frente al mar. Hasta el año pasado, entre el 5% y el 10% de los inquilinos eran trabajadores a distancia. Desde octubre, este número ha alcanzado el 90%. Pero el negocio inmobiliario no es tan rentable como solía ser: mientras que un turista suele pagar entre 900 euros y 1.000 euros por una semana de residencia, un trabajador remoto paga unos 1.400 euros por todo el mes.

Fiona Murray es una trabajadora remota que alquiló una habitación a Betancourt. El irlandés de 44 años salió de Londres en octubre para vivir en la playa. “mi vida [in London] “Se convirtió en una pesadilla”, dice Murray desde su balcón con vista al mar. “Ahora trabajo más que antes, pero nado en el Atlántico todos los días”. Murray es el presidente de Informa, una firma que se enfoca en comercio y corretaje en Asia.

Juan Betancourt, director de la inmobiliaria Living Las Canteras.
Juan Betancourt, director de la inmobiliaria Living Las Canteras.Kiki Curbelo

Y no son solo los trabajadores remotos los que se sienten atraídos por las Islas Canarias; La región también quiere atraer empresas tecnológicas. “En esta isla [Gran Canaria] “Solo hay 12 empresas de animación digital y postproducción”, dijo Cosme García Falcón, director de la Asociación de Promoción Económica de Gran Canaria (Spegc), que opera bajo el gobierno de Gran Canaria. Según sus cifras, la cantidad de puestos de trabajo en el sector tecnológico casi se ha triplicado en solo dos años, lo que permite que el talento local ingrese al mercado. Spegc también ha editado un directorio llamado Cómo instalarse en Gran Canaria, En inglés y español, que aclara el papeleo requerido y brinda consejos sobre los problemas comunes que enfrentan las familias al mudarse.

El auge de los espacios para colorear

El creciente número de trabajadores remotos en la región ha visto un aumento en la demanda de varios servicios, especialmente en los espacios de vida cooperativa, dice Ignacio Rodríguez, empresario y miembro ejecutivo de la Asociación Global de Teletrabajo. Con espacios de coworking, diferentes profesionales comparten el mismo espacio de oficina pero realizan su trabajo de forma independiente. Cooperative Living lleva esto un paso más allá: se trata de crear espacios para residentes con intereses similares (como trabajar de forma remota), para que no solo compartan un espacio de oficina, sino que también compartan un hogar donde puedan seguir compartiendo experiencias laborales y de vida. . “Esto es lo que creo que crecerá exponencialmente, dado que los espacios de coworking son los más afectados [coronavirus] Dice Rodríguez.

También se han subido al carro del teletrabajo grandes empresas, como la cadena hotelera Grupo Mur, que opera cuatro hoteles en Gran Canaria y Fuerteventura. “Hay que seguir las tendencias”, dice Mario Romero Moore, director gerente de la empresa. Es por eso que la empresa abrirá una nueva propiedad en el barrio de Playa de Guanarteme en noviembre.

Carlos Junay Sánchez y Elsa Rodríguez, los emprendedores detrás de la Iniciativa Pueblos periféricos, en Icod de los Vinos en Tenerife.
Carlos Junay Sánchez y Elsa Rodríguez, los emprendedores detrás de la Iniciativa Pueblos periféricos, en Icod de los Vinos en Tenerife.Ciudades periféricas

Curiosamente, no todos los trabajadores remotos se dirigen a las principales ciudades de la región. Sonia Amron vive en uno de los municipios del interior de La Palma, que tiene una población de solo 21.000 personas. Espera atraer a trabajadores remotos como ella a Casa Benahoares, el espacio para colorear que ahora dirige. Carlos Junay Suárez y Elsa Rodríguez, de Tenerife, también están tratando de atraer a trabajadores remotos al campo con su iniciativa. Ciudades periféricas (O pueblos remotos). “Queremos conectar nuestras áreas rurales con trabajadores remotos, y vincular el talento local con los emprendedores y empresarios locales entre sí, y de esta manera, tratamos de generar beneficios sociales y económicos con el menor impacto negativo”, dicen en un video. llamada. Este primer proyecto tendrá lugar en Icod de los Vinos en el norte de Tenerife. Su objetivo es traer a 10 personas de todo el mundo que quieran trabajar de forma remota allí del 23 de mayo al 13 de junio, siempre que participen en seis proyectos de emprendedores del municipio.

Pero la pandemia de coronavirus terminará en algún momento y es probable que muchos trabajadores remotos se vean obligados a regresar a sus países de origen. Sin embargo, el área está luchando para asegurar que algunos de ellos se queden o al menos regresen. Fiona Murray, por ejemplo, vendió esta idea. “En junio, regresaré a Londres”, dice. “Pero hablaré con mis superiores para que me permitan trabajar a distancia durante todo el mes de diciembre. Tengo que preservar las Islas Canarias en mi vida”.

Versión inglesa por Melissa Kitson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *