El Fondo Europeo de Recuperación de Covid comienza a declinar

BRUSELAS: Las negociaciones fueron difíciles y el plan tuvo un comienzo lento, pero el enorme Fondo Europeo de Recuperación Post-Coronavirus puede hacer sus primeros pagos en julio.

Para el alivio de Bruselas, esta semana se aprobaron dos obstáculos importantes en el camino del paquete de subvenciones y préstamos de 672.000 millones de euros (812.000 millones de dólares).

Un intento de bloquear la ratificación del acuerdo fue rechazado por el Tribunal Constitucional alemán, y Portugal se convirtió en el primer miembro de la Unión Europea en presentar su plan de gastos.

“Fue una muy buena semana”, dijo a la AFP un alto funcionario de la Unión Europea.

Más de una docena de otros miembros, incluido el principal jugador Francia, harán lo mismo la próxima semana, entregando lo que los funcionarios advierten un promedio de 50.000 páginas.

Esto permitiría a la Comisión Europea dedicar dos meses a estudiar lo que finalmente se convertirán en 27 Planes Nacionales de Inversión y Reforma.

Y un funcionario dijo que si logran superar a la multitud, los estados miembros tardarán hasta cuatro semanas en dar luz verde y, después de eso, “veremos que el dinero comienza a llegar en julio”.

Será un año después de la histórica decisión de la Unión Europea de poner en común la deuda para financiar el paquete de recuperación.

Y lo que alguna vez pareció ser un ejercicio enormemente ambicioso se redujo ante la adopción por parte de Estados Unidos de un plan de infraestructura de 1,9 billones de dólares.

Estados Unidos también ha avanzado en las vacunas contra el Coronavirus, lo que significa que su economía saldrá de los bloqueos más rápido que las de Europa.

READ  El satélite lanza una carrera de combustible para entregar dispositivos esquivos

Los presidentes de la Unión Europea siguen siendo optimistas y optimistas. “Nuestro objetivo es tener todos los planes aprobados para el verano”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Pero algunas capitales nacionales lo defendían.

“Veo que la caballería estadounidense llega a tiempo”, dijo el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, a principios de este mes.

“Espero que la caballería europea llegue a tiempo”.

El jueves por la noche, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, destacó la “urgencia” de seguir adelante con el estímulo europeo.

España e Italia verán las mayores inyecciones de fondos si se aprueban sus planes de casi 70.000 millones de euros, seguidos de Francia con 40.000 millones.

En las últimas semanas, entre bastidores, los funcionarios de la Comisión Europea han tenido discusiones difíciles con los gobiernos nacionales sobre los criterios con los que deben cumplir los planes de gasto.

Pero con la llegada del expediente de Portugal, ven que los obstáculos políticos se están derrumbando.

En términos de gasto de inversión, cada plan debe dedicar al menos el 37 por ciento a medidas que mejoren el medio ambiente o combatan el cambio climático.

Se supone que otro 20% financiará la transición a una economía más digital.

La esperanza es que a medida que la producción europea se recupere después de un año de problemas de coronavirus y bloqueos, eso presagiará una avalancha de gastos en edificios de aislamiento, transporte ferroviario, puntos de carga de vehículos eléctricos e Internet de alta velocidad.

Pero, al ceñirse a la zanahoria, la Comisión Europea busca una vez más imponer reformas económicas estructurales a los estados miembros.

READ  España y Holanda dicen que una economía abierta es la clave para la independencia estratégica de la Unión Europea

Algunos de ellos resultarán políticamente difíciles en algunos Estados miembros.

Se supone que Francia reformará el seguro de desempleo, la legislación laboral española e Italia para reducir el gasto público.

Las conversaciones con los Estados miembros aún están en curso y parecen ser particularmente difíciles en el caso de Hungría.

El primer ministro Viktor Orban estuvo en Bruselas el viernes para mantener conversaciones a puerta cerrada con von der Leyen.

El año pasado, Budapest amenazó con detener todo el paquete si los pagos del fondo estaban condicionados a que los estados miembros siguieran el estado de la ley de la Unión Europea.

Sin embargo, los funcionarios en Bruselas dicen que los planes de recuperación deben cumplir con la ley y serán examinados en busca de lagunas de corrupción.

Urban necesita que se asignen los 7.000 millones de euros a Hungría, pero si decide no dar marcha atrás, tendrá una carta de triunfo.

Hungría es uno de los nueve estados miembros de la Unión Europea que aún no han ratificado el plan. No será posible realizar ningún pago hasta que todo esté hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *