El primer día de rebajas de verano está recibiendo críticas mixtas

El primer día del fin de semana de ventas de verano de este año recibió críticas mixtas de organizaciones que representan a pequeñas y medianas empresas, profesionales independientes y empresarios autónomos.

Para Syndicat neutre pour indpendants (SNI), el día podría considerarse positivo. Una encuesta realizada por SNI entre 124 empresas mostró que sus ventas fueron un 10% más altas que el primer día de ventas de verano del año pasado.

L’Union des class moyennes (UCM) descubrió que las ventas tuvieron un comienzo lento el sábado. Añadió que no se habían batido récords y que la diversión habitual de las compras aún no había aparecido en las calles de Bruselas y Valonia.

Según el Instituto Nacional de Estudios, fue principalmente en los centros comerciales del centro donde se vieron largas colas de compradores el sábado. Después de una mala primavera, esto es un impulso para los minoristas de moda, que también esperan un buen día.

«Demasiados minoristas tuvieron una mala primavera, pero notamos un cambio que comenzó justo antes de las ventas», dijo SNI. «Está claro que los consumidores han encontrado el camino de regreso a las tiendas».

Aproximadamente el 28% de los minoristas esperan vender tanto como el año pasado durante la temporada de ventas, mientras que el 67% espera que sus ventas aumenten y solo el 5% se está preparando para una disminución, según una encuesta de SNI.

UCM informó menos entusiasmo. «En general, las empresas esperaban más ventas el primer sábado y se sintieron decepcionadas», dijo. La situación varía de una región a otra, pero las cifras de este año son inferiores a las de 2019, aunque superiores a las del año pasado.

READ  Repsol a licencia por motivos de transición energética

La diversión de ir de compras sigue siendo modesta. En Bruselas y Valonia, la mayoría de las empresas empezaron con recortes del 30%, aunque en casos aislados cayeron hasta el -70%.

Los clientes todavía están sopesando sus opciones entre ir de compras y posiblemente irse de vacaciones. En este sentido, la evolución de la situación sanitaria en los países de la cuenca mediterránea podría ser un factor decisivo, según la UCM.

“En general, a las empresas todavía les quedan grandes existencias y les gustaría tener un mes más para vender a precio completo”, explicó el sindicato, señalando la importancia de seguir apoyando al sector.

Dos de cada 10 empresas encuestadas por la organización sentían que aún necesitaban ayuda por valor de 5.000 a 10.000 euros para recuperarse de la crisis provocada por el COVID-19.

Brussels Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *