El primer ministro portugués busca proteger la economía de las consecuencias de Ucrania al asumir su tercer mandato

Antonio Costa hizo una carrera política prometiendo nuevos comienzos para Portugal a raíz de eventos que cambiaron el juego.

En 2015, el nuevo primer ministro de centroizquierda dejó su huella al «pasar página» en los años de austeridad que golpearon duramente al país después de la crisis financiera. Su próximo gobierno ha tratado de hacer lo mismo en su manejo de la pandemia de coronavirus. El objetivo de su tercer mandato consecutivo era superar el «choque inverso» a la economía portuguesa de la guerra en Ucrania.

Después de seis años al frente de un gobierno minoritario que se basó en el apoyo irregular de la extrema izquierda, Costa salió de las elecciones anticipadas en enero con una mayoría absoluta inesperada y un camino claro para promulgar reformas.

Pero pasar la página del conflicto en Ucrania puede resultar ser su desafío más difícil hasta el momento. En su discurso de apertura, Costa advirtió que hacer frente a «la mayor crisis humanitaria de Europa desde la Segunda Guerra Mundial» requerirá medidas enérgicas «para evitar el colapso de las cadenas de suministro, reducir los costos de energía y apoyar a las empresas y familias vulnerables».

Portugal no es muy vulnerable al comercio con Ucrania o Rusia, pero se vería muy afectado si el conflicto y la crisis del coste de la vida en Europa asestan un duro golpe al sector turístico, que apenas empieza a recuperarse de la pandemia.

El Parlamento discutirá esta semana un programa gubernamental de cuatro años centrado en invertir los 50.000 millones de euros que ha recibido en fondos de la Unión Europea, incluidos los fondos de recuperación de la COVID-19, que representan alrededor del 20 por ciento de la producción nacional. Costa, uno de los primeros ministros de Europa con más años de servicio, lo calificó como una «oportunidad única para romper con el crecimiento de los salarios bajos».

READ  Breves noticias financieras de Gran Bretaña y España

En la ceremonia de juramentación de la semana pasada, el centroderechista portugués Marcelo Rebelo de Sousa dijo que su Partido Socialista había recibido «condiciones excepcionales para hacer lo que hay que hacer sin excusas», destacando el crecimiento económico como una prioridad máxima.

Costa, que ha ayudado a cambiar la política europea de hacer cumplir las reglas fiscales a través de medidas de austeridad, pide la emulación del plan de recuperación ante la pandemia de 800.000 millones de euros financiado por la UE para mitigar el impacto económico de la crisis de Ucrania. La respuesta fiscal «amplia, audaz y coordinada» de Europa a Covid «funcionó bien, a diferencia de cómo se manejó anteriormente [2008-2012] crisis financiera”, dijo este mes.

Portugal y la vecina España, que tienen conexiones limitadas de electricidad y gas en comparación con el resto de Europa, también están trabajando con la Comisión Europea para fijar el precio del gas natural utilizado para generar electricidad. Ambas ideas encuentran resistencia.

“Serán cuatro años muy difíciles para el gobierno”, dijo Isabel David, profesora del Instituto de Ciencias Sociales y Políticas de Lisboa. El aumento de los precios de la energía y el aumento de la inflación conducirán a un creciente malestar social. Incrementar el gasto social o introducir presupuestos equilibrados sería especialmente complejo”.

Fue el voto de la extrema izquierda en contra del presupuesto de 2022, que se quejó de que no fue lo suficientemente lejos en el aumento del gasto público, lo que condujo a elecciones anticipadas. Costa agitó el documento presupuestario rechazado durante los debates electorales, prometiendo una aprobación inmediata sin cambios si regresaba al poder. Pero es poco probable que se apruebe antes de julio, y la invasión rusa de Ucrania ha provocado cambios fundamentales casi inevitables, incluido un mayor gasto social para proteger a las familias del aumento de los costos del combustible.

READ  Can Tho busca el apoyo de España en urbanismo | la sociedad

Costa se ha ganado el respeto del centro-izquierda en Europa por equilibrar el aumento del gasto social, las políticas contra la austeridad y las restricciones fiscales. El programa de estabilización a mediano plazo de Portugal tiene como objetivo reducir el déficit presupuestario a cero para 2025, desde el 2,1 por ciento del PIB del año pasado, y mantener el crecimiento de la producción por encima del promedio de la UE.

Sin embargo, los partidos de oposición de centro-derecha lo están atacando por no haber promulgado reformas para hacer avanzar la economía a un ritmo más rápido, con un número creciente de economías de Europa Central y del Este superando a Portugal en términos de PIB per cápita. Costa se describió a sí mismo en 2017 como sensible a la frase «reformas estructurales», y señaló que favorece el progreso constante.

El programa que se está debatiendo esta semana tiene como objetivo aumentar el salario mínimo de 705 € al mes a 900 € «al menos» para 2026, hacer que la educación preescolar sea gratuita para 2024 y garantizar que el 80 por ciento de la electricidad se produzca a partir de fuentes renovables dentro de cuatro años, frente al 58 por ciento, y construir 100 centros de salud pública.

Bajo la presidencia de la primera ministra de defensa de Portugal, Helena Carreras, miembro del primer gobierno del país con tantas mujeres como hombres, el gasto en defensa aumentará del 1,55 por ciento del PIB a entre el 1,66 y el 1,98 por ciento para 2024, menos del 2. El objetivo de gasto porcentual fijado por la OTAN, de la que Portugal es miembro fundador.

READ  Expulsión de expatriados británicos de España a pesar de su "residencia" legal | Noticias de negocios de Londres

Se espera ampliamente que el próximo capítulo en la carrera de Costa sea internacional. Si su gobierno anterior hubiera durado un mandato completo, el momento habría coincidido con un posible intento de suceder a Charles Michel de Bélgica como presidente del Consejo Europeo en 2024, que posteriormente Costa no ocultó.

Habiendo traído a sus cinco sucesores más probables a su nuevo gobierno y puesto la cartera de asuntos europeos bajo su control directo, muchos asumieron que se estaba preparando para renunciar a mitad de período para ocupar el puesto en Bruselas. Pero en la ceremonia de juramento de Costa, Rebelo de Sousa advirtió que convocaría a otra elección anticipada si Costa renunciaba a mitad de mandato, diciendo que los votantes habían elegido a un hombre y un partido.

Es posible que Costa, de 60 años, tenga que esperar hasta 2026 para dejar atrás la política interna, momento en el que se convertirá en el primer ministro de Portugal con más años en el cargo desde que la democracia regresó en 1974.

“Costa es un político ambicioso y decidido”, dijo Paula do Espirito Santo, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Lisboa (ISCSP). «Si surge una buena oportunidad en Europa, perseguirá su objetivo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.