En España, la ley de repartidores está modificando la baraja del mercado de comida para llevar

emitido en: la media:

Apenas unas semanas después de que España se convirtiera en el primer miembro de la Unión Europea en otorgar derechos de trabajo a los repartidores, las empresas que los contratan como Uber Eats o Just Eat siguen luchando por adaptarse a una nueva ley que podría convertirse en un modelo para el resto de Europa.

A partir del 12 de agosto, cuando entró en vigencia la ley, los mensajeros que entregan alimentos, principalmente en bicicletas y motocicletas, deben ser reconocidos como empleados en lugar de considerarse autónomos como antes.

Esto significa que las empresas de entrega de alimentos basadas en aplicaciones tienen que pagar contribuciones de los empleados por beneficios como licencia por enfermedad y protección contra el despido.

Las empresas dicen que la llamada «Ley Ryder», que se aplica solo a los mensajeros de alimentos y no a otros trabajadores, amenaza la industria española de 700 millones de euros (850 millones de dólares).

La reforma llevó a algunas plataformas a buscar lagunas legales, mientras que otras entablaron conversaciones con los sindicatos.

Los sindicatos sostienen que la ley ha mejorado mucho a los carteros, cuyo número en los últimos años en España se ha elevado a unos 30.000 según las asociaciones del sector.

“Todas estas personas ahora tienen protección social”, dijo Carlos Gutiérrez del sindicato CCOO.

Robin Runns de UGT estuvo de acuerdo y dijo que la ley era «una mejora significativa para los repartidores cuyas condiciones de trabajo eran demasiado precarias».

«Pero debemos permanecer atentos porque aún quedan problemas por resolver», agregó.

READ  GBC - Noticias de Gibraltar - GBC TV y Radio Gibraltar

El gobierno de izquierda de Portugal siguió el ejemplo de España y a principios de este mes aprobó un proyecto de ley similar que ordenaría a las empresas de entrega de alimentos basadas en aplicaciones que contraten mensajeros como personal.

El enfoque de Scattergun

La británica Deliveroo anunció a finales de julio, unos días antes de que entrara en vigor su «Rider Act», que se retiraría de España.

Rans dijo a la AFP que la salida de Delivero aún está en proceso, ya que la empresa inició un «procedimiento de despido masivo» que involucra a 3.871 personas, y señaló que los términos aún no están claros.

La medida se produce a pesar de que España es uno de los mercados de entrega a domicilio más dinámicos de Europa con 4,7 millones de usuarios registrados a finales de 2019, un aumento del 40 por ciento con respecto al año anterior, según la firma de investigación Afi.

Just Eat, rival británico que lleva 11 años en España y ha dicho que apoya la reforma, ha abierto conversaciones con los sindicatos para alcanzar el que será el «primer convenio colectivo» de su presidente español Patrick Bergareschi para el sector.

Por el contrario, el gigante de California Uber Eats ha optado por un enfoque de subcontratación en el que los conductores que utilizan su plataforma se emplean a través de empresas logísticas intermedias como Closer Logistics, Deelivers o Delorean.

Aunque la empresa insiste en que su enfoque está en línea con la llamada «Ley de Riders», los sindicatos han generado críticas, acusándola de «despidos ilegales» e insistiendo en que «las plataformas deberían tener sus propios empleados».

READ  No hay fondo de inversión para España sin grandes reformas

Pero Glovo, con sede en Barcelona, ​​que en abril recaudó 450 millones de euros, dijo que llevaría a 2.000 trabajadores de reparto a sus propias tiendas en línea oa empresas con las que ha llegado a acuerdos.

Pero otros mensajeros de alimentos que brindan comidas en restaurantes, que suman entre 8,000 y 10,000, seguirán trabajando por cuenta propia.

‘Aprovecha el tiempo’

El grupo, que no respondió a una solicitud de comentarios de la AFP, implementó una nueva regla respaldada para reforzar su independencia: los mensajeros pueden llamar cuando quieran y no serán penalizados por rechazar la orden.

El objetivo es romper cualquier relación directa con los conductores «como una forma de eludir la ley», explicó Gutiérrez de CCOO.

«Buscan ganar tiempo», dijo Rans de la UGTT.

Los dos sindicatos han remitido el asunto a las autoridades laborales, que pueden emprender acciones legales, una medida que generará más incertidumbre en un mercado ya turbulento.

En las últimas semanas, dos nuevos jugadores han entrado en la refriega: la turca Jeter y la Rocket, con sede en Ámsterdam, que entrarán en funcionamiento el próximo mes. Los conductores de reparto de ambas empresas se contabilizarán como empleados.

“Claramente estamos atravesando un momento un tanto caótico, donde todos compiten por una posición en un mercado que está en pleno apogeo y donde se están invirtiendo grandes cantidades de dinero”, dijo el fundador de Deelivers, Adrian Peña, en un artículo reciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *