España: Aumentos de salarios de empleados del sector público (4%) y jubilados (8,5%) impulsarán la inflación en 2023

Ofelia Marín Lozano | Empezamos 2022 con una inflación muy superior a la que había desde la crisis financiera de 2008. Empezamos a gastar los ahorros acumulados durante la pandemia como consecuencia del menor consumo por las restricciones de actividad. Como indicador, el estadounidense promedio durante los últimos 10 años solía gastar el 93% de su salario por mes; Durante la pandemia, solo gastó el 70%. Una vez levantadas las restricciones gastaba la totalidad de su salario y parte de sus ahorros acumulados. Las cadenas de producción aún no habían regresado completamente a la normalidad y el aumento repentino de la demanda no pudo ser absorbido por completo por el aumento de la oferta. Teníamos inflación de la demanda, que se creía limitada en el tiempo y no a un nivel muy alto, que se desvanecería una vez agotado el gasto único para celebrar el fin del confinamiento.

Pero en marzo estalló la guerra en Ucrania. Y con ella llegó la inflación por la falta de suministro de productos energéticos, especialmente en Europa, que depende en gran medida del gas ruso. Los precios del petróleo aumentaron rápidamente, duplicando sus niveles anteriores a la guerra. Pero la verdadera explosión de la inflación fue provocada por el aumento de los precios de la gasolina, que se multiplicó por diez en apenas unos meses. Con un sistema de precios de la electricidad basado en subastas, como el sistema europeo, el precio del gas determina el precio por kilovatio-hora. De repente, las facturas de electricidad de los hogares, que tienen un peso significativo en el índice de precios al consumidor, han subido. Lo que podría haber sido una inflación de un dígito medio durante algunos trimestres (causada por una rápida expansión de la demanda de bienes y servicios que no fue inmediatamente igualada por la oferta), se ha convertido tras el estallido de la guerra en Ucrania y las sanciones económicas a Rusia. , en una inflación de dos dígitos que puede persistir por un tiempo indefinido.

READ  España recorta impuestos a los nómadas digitales

Y cuando los ciudadanos europeos ven que el índice de precios al consumidor sube un 10 por ciento, entonces las demandas de aumento de salarios para no perder poder adquisitivo se vuelven inevitables. Es difícil aceptar que, si necesitamos gasolina y quien nos la vendía barata deja de vendérnosla porque vamos a la guerra, y tenemos que comprársela a otro que nos la vende a seis veces el precio , somos más pobres. Pero la verdad es que somos más pobres. Y aquí es donde realmente comienza el problema potencial de la inflación como una profecía autocumplida (conocidos en el lenguaje del BCE como efectos de segunda ronda). Un largo estudio histórico de la inflación permite advertir que, además de las discrepancias anuales entre la inflación subyacente (que excluye los volátiles precios de las materias primas energéticas) y la inflación general, una y otra convergen en una perspectiva plurianual. Y esta base, que determina la tendencia a largo plazo, está totalmente en línea con el crecimiento de los salarios.

Simplemente. El aumento salarial de este año determina la inflación del próximo año. Si aumentamos los salarios en respuesta a precios más altos, garantizamos que los precios volverán a subir. La peor manera de combatir la inflación es aumentar los salarios. Pero, lamentablemente, esta es siempre la primera medida que exigen los ciudadanos y los políticos están dispuestos a conceder.

Y en países como España, donde la renta de la mitad de los perceptores de la renta mensual estable (la suma de los servidores públicos, más los pensionistas, más los perceptores de prestaciones, la suma de los empleados del sector privado) viene determinada por una decisión política, el salario los aumentos para funcionarios y pensionados (por derecho propio, y porque pueden condicionar la negociación salarial en el sector privado) son determinantes de la inflación futura.

READ  Economía con temas destacados en España

Y con incrementos del 4% ya anunciados para los servidores públicos, y de casi el 8% para los pensionados, es muy probable que los incrementos salariales del sector privado se ubiquen en niveles superiores al 2%. Es decir, en general, la compensación total promedio aumentará a una tasa cercana al promedio de un dígito. Muy cerca de la tasa de inflación de los mercados financieros. El diferencial que pagan los estados soberanos entre bonos convencionales e indexados a la inflación se acerca al 5% para 2023, disminuye al 3% para 2024 y vuelve a niveles cercanos al 2% entre 2025 y 2032.

¿Qué pueden hacer los bancos centrales para combatir la inflación? En principio, elevar las tasas de interés, lo que realmente hacen. Si los hogares muy endeudados tuvieran que pagar un 3% adicional de interés por su deuda (tanto como ha subido el Euribor en menos de un año), tendrían que reducir su consumo. Cierto es que algunos ahorradores también verán aumentar ligeramente sus ingresos (poco a poco se irán liquidando los depósitos) y los accionistas bancarios (directamente oa través de su participación en fondos de inversión) verán incrementada su retribución en forma de dividendos. Pero el efecto neto sobre el consumo sería negativo, del orden del 1% del consumo total, en el caso de España.

Pero lo más importante es el impacto en el gasto público. En 2021, el Tesoro español emitió deuda pública a un tipo medio del 0%. En otras palabras, el endeudamiento era gratuito. En efecto, fue un buen negocio, en términos de cuentas públicas, que la nueva deuda libre sustituyera a la antigua a un coste medio superior al 1,8%, por lo que el gasto total en intereses del presupuesto, medido en euros, fue menor en términos absolutos términos. Sin embargo, en comparación con el año anterior, la deuda total aumentó. En 2023, la emisión de deuda pública para renovar la deuda pendiente adicional a la necesaria para financiar el déficit previsto para este año rondará los 200.000 millones de euros. Pero esta vez se debe pagar al menos un 2,5% de interés. El endeudamiento ya no mejorará la cuenta de pérdidas y ganancias del Estado, como ha ocurrido excepcionalmente y contra toda lógica convencional en los últimos años, sino que la empeorará en 5.000 millones de euros. ¿Qué hará el gobierno con 5 mil millones menos de interés? ¿Reducción de deuda? Mayormente no. Es probable que lo gastes en otras cosas. En definitiva, los salarios que paga el erario público, lo que contribuye a la generación de inflación.

READ  Acciona Energía construirá una planta de biomasa de 50MW en España

Nos guste o no, el Banco Central Europeo se está convirtiendo cada vez más en el superministerio de finanzas de la eurozona. Y al subir los tipos de interés ayudará a frenar la inflación, porque lo que hace es reducir la capacidad de consumo de los hogares endeudados. Pero, sobre todo, para limitar la capacidad de gasto del gran endeudamiento, de sus accionistas y de los gobiernos de la eurozona. Dado que son responsables de determinar los ingresos de la mitad de la población, es probable que sean los principales generadores de inflación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.