España: España reabre parcialmente enclaves para trabajadores marroquíes

Fnideq: España abrió este martes las fronteras de sus enclaves norteafricanos Ceuta y Melilla a los trabajadores marroquíes, dos años después de que fueran cerradas y tras resolverse una larga crisis diplomática.
La única frontera de la Unión Europea en suelo africano se cerró en 2020 en el punto álgido de la pandemia de coronavirus, y luego fue rehén de una amarga disputa sobre la inmigración y el tema en disputa del Sáhara Occidental.
Antes del cierre del cruce, unos 4.400 marroquíes pasaban regularmente por el cruce sin visado de trabajo y comercio.
Un portavoz de las autoridades de Ceuta dijo este martes que España espera una «reapertura progresiva y ordenada y, sobre todo, el fin de la economía sumergida» en la región.
Actualmente, la reapertura incluye solo a 230 marroquíes, principalmente trabajadores domésticos con la documentación correcta. Hasta 40 personas más podrán ingresar cada día para solicitar una visa.
Pero el martes, decenas de mujeres se reunieron en el lado marroquí del cruce, agitando permisos de trabajo y gritando «¡No visas!»
“Hoy protesto porque quiero poder entrar en Ceuta para trabajar”, ​​dijo Latifa, una niñera que estuvo 15 años trabajando en el enclave antes del cierre. «Solíamos cruzar sin visa».
Aziza, que trabajó como limpiadora en Ceuta durante diez años antes del cierre, dijo que tuvo que vender sus muebles para alimentar a sus seis hijos durante los dos años sin trabajo.
– ‘Injusto’ – Un sindicato de trabajadores transfronterizos dijo que muchos han visto expirar sus visas durante la crisis y ahora se ven obligados a solicitar nuevas visas, un procedimiento que calificó de «injusto».
La frontera fue el foco de una gran disputa el año pasado, cuando Madrid El líder del movimiento independentista del Sáhara Occidental ha sido autorizado a ser tratado por Covid-19 en un hospital español.
A mediados de mayo de 2021, diez mil inmigrantes cruzaron la frontera marroquí hacia Ceuta mientras las fuerzas fronterizas marroquíes miraban hacia otro lado, una medida que Rabat consideraba un gesto punitivo.
En marzo de este año, España se movió para poner fin a la crisis diplomática con Marruecos cambiando su postura neutral de décadas y apoyando el plan del reino para la autonomía del Sáhara Occidental, que Rabat insiste en permanecer bajo su soberanía.
Las fronteras del enclave reabrieron el 17 de mayo, pero solo para los titulares de pasaportes y visas de países del área Schengen.
Las autoridades marroquíes prometieron tomar medidas enérgicas contra el contrabando, que se toleró hasta fines de 2019 a pesar de la pérdida de ingresos aduaneros.
Rabat inauguró en febrero un parque empresarial en la localidad fronteriza de Fnideq y espera crear hasta 1.000 puestos de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.