Jill Biden sorprendió al extraño que la ayudó a redescubrir su fe en Dios

«Después de la muerte de Poe, sentí que mi fe me había traicionado y estaba rota», dijo la primera dama el domingo durante el mismo. Una visita pública no anunciada A la Iglesia Bautista Brookland en Columbia, Carolina del Sur, donde hablé en una misa especial en honor al 50 aniversario del pastor de la iglesia, el Reverendo Dr. Charles B. Jackson.

Biden habló sobre lo perdida que estaba después de la muerte de Beau, y cómo sus inquebrantables e inquebrantables llamadas para que él viviera terminaron dejándola enojada y atónita. «La quimioterapia, la cirugía posoperatoria, la pérdida de peso, todavía no me he rendido», dijo Biden. «Seguí adelante, todos los días, poniendo un pie delante del otro y, a pesar de lo que dijeron los médicos, pensé que mi hijo lo lograría», dijo Biden sobre su firme creencia en su poder supremo. «En los últimos días ofrecí una oración, la última desesperada, y quedó sin respuesta».

Fue uno de sus discursos más personales y completos sobre su fe, revelando cuán destrozada estaba durante ese tiempo oscuro, su voz se rompió más de una vez mientras él relataba los detalles.

Biden dijo después de la muerte de Beau que llegó a ignorar los correos electrónicos de su antiguo pastor en Delaware, quien le había estado suplicando que regresara al rebaño, renovara su fe en Dios y adorara.

«Pero no pude ir, ni siquiera podía rezar», dijo Biden. «Me preguntaba si alguna vez volvería a sentir alegría».

Biden se mantuvo alejado de la asistencia regular a la iglesia durante los próximos cuatro años.

Incluso hizo su primera visita al Brookland Baptist.

En mayo de 2019, durante un cambio de campaña en Palmetto State, el entonces candidato Joe Biden y Jill Biden se detuvieron para adorar en una oración dirigida por Jackson.

Ese día, no fue necesariamente el pastor quien la empujó a actuar, sino su esposa, Robin Jackson. «Robin se me acercó, se sentó a mi lado y me dijo: ‘Dr. Biden, me gustaría ser su socio en la oración'», dijo Biden, recordando la congregación dominical a la que asistieron unas 100 personas, incluida la familia Jackson.

READ  El príncipe Felipe está en el hospital con un procedimiento cardíaco exitoso

Biden dijo más tarde que en ese momento no estaba segura de qué era exactamente un compañero de oración, o qué significaba eso, si era algún tipo de mensajero o amigo de la iglesia, pero algo sobre la bondad de Jackson la había sorprendido. «No sé si sintió lo conmovida que estaba por el servicio», dijo. «No sé si pudo ver que la tristeza que siento todavía se esconde detrás de mi sonrisa». Pero en ese momento, por primera vez desde que su hijo respiró por última vez, Biden dijo que vio un camino para recuperar su fe. Mirando hacia atrás, Biden dijo que escuchó a través de Robin Jackson que Dios le estaba diciendo: «Está bien, niña, has tenido suficiente tiempo. Es hora de ir a casa».

Dos extraños, conectados por mensajes de fe y textos.

El domingo, Biden y Robin Jackson se sentaron uno al lado del otro en el mismo banco, se pusieron máscaras y se reunieron como compañeros de oración en persona. Jackson vestía un traje fucsia, Biden vestía un traje azul claro y ambos llevaban rosetas a juego de grandes flores rojas en sus muñecas. Fue una especie de regreso a casa, ya que el contacto principal de Biden con Jackson fue a través de mensajes de texto. Las dos mujeres intercambiaron palabras de apoyo todos los miércoles al comienzo de su relación, según el hijo de Jackson, el reverendo Charles Jackson Jr., quien presentó a la primera dama en el servicio.

«Después del domingo, mi madre les enviaba un recordatorio de oración a Fadlullah», explicó. «Mi mamá enviaba mensajes de texto y ella respondía; mi madre enviaba mensajes de texto y ese texto recibía mensajes de texto de regreso. Y eso continuará hoy».

En una entrevista con PBS NewsHour En agosto de 2020, se le preguntó a Biden qué estaban haciendo ella y su compañero de oración. La respuesta simple fue: «Nos comunicamos. Oramos juntos». «Nos enviamos mensajes de texto unas cuantas veces a la semana», dijo Biden, «Ella me devolvió la fe». Profundizando el domingo, Biden citó una Biblia que decía que su fe renovada solo era posible porque Jackson decidió que era hora de no caminar más solo en el dolor. «No podemos curarnos solos», dijo Biden. «La bondad, la misericordia y la gracia de Reuben trascendieron los callos de mi corazón. Como una semilla de mostaza, mi fe pudo crecer de nuevo».
En enero de 2020, antes de que Jackson participara como uno de los 32 oradores de todo el país para hablar en el servicio de oración inaugural de Joe Biden, dijo en Entrevista Que su creencia se vio reforzada por su experiencia con Jill Biden y sus mensajes de texto semanales. «Jill me estaba enviando mensajes de texto, y sé que estaba demasiado ocupada para responderme», dijo Jackson. “Pero ella siempre me enviaba mensajes de texto diciendo: ‘Gracias, amigo mío. Usted necesita que.»

La visita del domingo de Biden fue una sorpresa para Robin Jackson. (A su esposo, el reverendo, le dijeron, pero solo porque es muy conocido, dicen sus amigos, no le gustan las sorpresas, especialmente cuando está en la iglesia). Cuando el Servicio Secreto comenzó a llegar temprano el domingo, y la policía La presencia alrededor de la iglesia aumentó antes de que llegara Biden, dudaba de Robin Jackson. «Le dijeron que era porque Whip (Jim) Clyburn se acercaba», dijo a CNN Michael La Rosa, secretario de prensa de Biden, sobre cómo podría mantenerse la emoción. El congresista de Carolina del Sur y el demócrata de tercer rango en la Cámara de Representantes tiene un destacamento de seguridad y ha estado en la iglesia antes. Aunque la mentira fue contada en una casa de culto, dijo La Rosa, fue pequeña y hecha de buena fe.

READ  Jordania acusa al ex príncipe heredero de intentar "desestabilizar" la seguridad del país

Cuando llegó Biden, entró sigilosamente en una habitación privada, sosteniendo un gran ramo de flores hecho por floristas en la florería de la Casa Blanca, y sorprendió a Robin Jackson.

Después de que Biden habló con la congregación, el hijo de Jackson tomó el micrófono y compartió entre risas lo difícil que fue no decirle a su madre que Biden vendría a verla. «Hicimos todo lo posible para evitarla», dijo, y señaló que la visita «no fue una táctica política», sino una «expresión de amor y amistad».

La Rosa dice que la primera dama y Jackson todavía están «en contacto constante», la mayor parte del tiempo a través de mensajes de texto.

Para Biden, reunirse con Jackson fue más que una oportunidad para enviar un mensaje de texto a un extraño y ahora a un nuevo amigo. La chispa que le devolvió la fe, dice, también trajo algo más grande. «Me recordó lo que estaba en juego», dijo Biden el domingo. «No una elección, no una batalla partidista, sino un país que necesita recuperación».

Biden asiste a la iglesia de nuevo con regularidad. El sábado, antes de su viaje sorpresa para ver a su compañera de oración, ella y el presidente, que es católico, asistieron a misa en una iglesia en Georgetown, algo que la pareja hace casi todos los fines de semana tanto en Washington, DC como en su casa en Delaware. Concluyendo sus comentarios al día siguiente, Biden dijo que cuando regresó a su fe y decidió creer en Dios nuevamente, aprendió que «no solo encontramos misericordia, nos encontramos el uno al otro».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *