Juez se niega a rechazar presuntos cargos de líderes de ‘chicos orgullosos’

Un juez federal se negó el martes a desestimar una acusación que acusaba a cuatro presuntos líderes de los Proud Boys de conspiración para atacar el Capitolio de Estados Unidos para evitar que el Congreso certificara la victoria electoral del presidente Joe Biden.

El juez federal de distrito Timothy Kelly rechazó los argumentos de los abogados defensores de que los cuatro hombres, Ethan Nordian, Joseph Biggs, Zachary Riehl y Charles Donohoe, fueron acusados ​​de conducta protegida por la Primera Enmienda al derecho a la libertad de expresión.

Kelly dijo que los acusados ​​tienen muchas formas no violentas de expresar sus opiniones sobre las elecciones presidenciales de 2020.

«Los acusados, dicen, no están acusados ​​de nada como quemar banderas, usar bandas negras o participar en meras sentadas o protestas», escribió Kelly en su fallo de 43 páginas. «Además, incluso si el comportamiento acusado tuviera un aspecto expresivo, habría perdido cualquier protección que pudiera estar disponible bajo la Primera Enmienda».

Nordian, Biggs, Rahl y Donohue fueron acusados ​​en marzo de cargos que incluyen conspiración y obstrucción de procedimientos oficiales. Los cuatro permanecen bajo custodia a la espera de un juicio programado para mayo.

Los abogados defensores también argumentaron que el cargo de obstrucción no se aplicaba a los casos de sus clientes porque la confirmación del Congreso del voto del Colegio Electoral no era un «procedimiento formal». Kelly no estuvo de acuerdo.

A principios de este mes, otro juez del Tribunal Federal del Distrito de Columbia confirmó el uso por parte de los demandantes del mismo cargo de obstrucción en un caso separado contra dos sospechosos de disturbios.

READ  Steve Bannon se rinde al FBI para enfrentar cargos por desacato

El caso contra Nordian, Biggs, Rahl y Donohue es el foco de la investigación exhaustiva del Departamento de Justicia sobre el motín del 6 de enero. Las autoridades federales han identificado a más de 36 personas acusadas en el sitio del Capitolio como orgullosos líderes, miembros o asociados, incluidos al menos 16 acusados ​​de conspiración.

El miércoles pasado, un hombre de Nueva York se declaró culpable de asaltar el Capitolio de los Estados Unidos con miembros de los Proud Boys. Matthew Green es el primer miembro de Proud Boys en declararse públicamente culpable de conspirar con otros miembros para evitar que el Congreso certifique el voto del Colegio Electoral. Aceptó cooperar con las autoridades.

Los miembros de otro grupo extremista han sido acusados ​​de conspirar para llevar a cabo ataques coordinados contra el Capitolio, incluidas más de 20 personas asociadas con guardias del departamento antigubernamental.

Nordian, de Auburn, Washington, era el orgulloso presidente de rama de The Boys y miembro del «Consejo de Ancianos» nacional del grupo. Biggs, de Ormond Beach, Florida, es una organización que se describe a sí misma como Proud Boys. Riel era presidente de la rama Broad Boys en Filadelfia. Donohue, de Kernersville, Carolina del Norte, también se desempeñó como presidente de su rama local, según la acusación.

Los abogados de los cuatro hombres se negaron a comentar sobre la decisión del martes.

En la mañana del 6 de enero, los miembros de Proud Boys se reunieron en el Monumento a Washington y marcharon hacia el Capitolio antes de que el presidente Donald Trump terminara de dirigirse a miles de simpatizantes cerca de la Casa Blanca.

READ  Militantes talibanes invadieron otras dos capitales afganas

La acusación decía que antes de que el Congreso convocara una audiencia conjunta para certificar los resultados de las elecciones, un grupo de niños orgullosos siguió a una multitud que atravesó las barricadas en la entrada peatonal del Capitolio. Varios niños orgullosos también entraron al Capitolio después de que turbas rompieran ventanas y abrieran puertas.

Más de 700 personas han sido acusadas de delitos federales relacionados con los disturbios en el Capitolio. Al menos 165 de ellos se declararon culpables, la mayoría de delitos menores punibles con hasta seis meses de prisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *