La historia de Quattro Viandos: La huida olvidada de España

En los siglos XV y XVI, Cristóbal Colón realizó cinco viajes a los Estados Unidos. Cuatrocientos años después, los viajes del marinero italiano fueron copiados por vía aérea. En 1933, el capitán Mariano Barberen y el teniente Joaquín Caller marcaron sin descanso este hito en la historia de la aviación mundial.

CASA-Breguet XIX Super Bidon – Llamado los «Cuatro Vientos». Foto: Navegar a través de Wikimedia

La idea de reflejar la histórica hazaña realizada por Colón fue que en 1926 el hidroavión español Plus Ultra fuera capaz de unir por vía aérea por primera vez el viejo y el nuevo continente. El vuelo despegó de Palos de la Frandera el 22 de enero de 1926 y aterrizó en Buenos Aires, Argentina el 10 de febrero de 1926. Además, el Ultra se convirtió en un símbolo de la aviación y el Rey Alfonso XIII lo donó a la Armada Argentina. Correo aéreo hasta retiro del servicio.

El espíritu de San Luis eclipsó el récord español

A pesar de ser un logro asombroso en los viajes aéreos, su popularidad duró poco al año siguiente, cuando el piloto estadounidense Charles Lindbergh cruzó el Atlántico de Nueva York a París en solo 33 horas. El vuelo del St. Louis Spirit disfrazó lo que había logrado la armada española y creó un nuevo récord de desesperación.

Charles Lindbergh Getty
Charles Lindbergh y su monoplano Ryan, The Spirit of St. Louis. Foto: Getty Images

El plan para conectar la ciudad andaluza de Sevilla con Cuba volaba incesantemente sin repostar. Fue el vuelo de reabastecimiento de combustible más largo para cruzar las 1.243 millas de Lindbergh.

El avión elegido para realizar la épica hazaña se denominó «Quattro Viandos» (cuatro cilindros), un Brexit XIX equipado con un motor Hispano Suisse de 12 cilindros y 650 caballos. Una vez completado, el avión pesará 13,933 libras y podrá volar a 136 mph. El avión requería mucho combustible, por lo que los ingenieros reemplazaron el avión con un tanque de combustible de 1400 galones.

READ  La española Mediacrest y el equipo chileno de Maria Wood Productions ambientan la serie distópica en Marte, 'Humanity' (explícito)

Los ingenieros desarrollaron la cabina cerrada.

Además del tanque de combustible principal, los ingenieros colocaron tanques adicionales entre los largueros del fuselaje en la parte trasera del motor. En caso de accidente, el combustible se colocaba en ocho tanques con válvulas de drenaje rápido, lo que le permitía permanecer a flote durante 24 horas.

Otro ingenioso ingeniero creó una cámara cerrada para proteger a los pilotos del mal tiempo y las bajas temperaturas. La cabina trasera también está equipada con controles de vuelo duplicados para que la aeronave pueda volar desde el asiento trasero si es necesario.

Cuatro vientos
Se agregaron tanques de combustible adicionales para cruzar el Atlántico. Foto: Museo de Aeronáutica y del Espacio a través de Wikimedia Commons

Aunque estaba previsto que fuera un vuelo sin escalas, se hicieron preparativos para que la aeronave aterrizara en Madeira, Puerto Rico o Santo Domingo en caso de ser necesario. Para despegar con tanto combustible, el avión tuvo que ampliar la pista del aeropuerto de Tablada de Sevilla. Se hicieron arreglos para que el vuelo partiera al amanecer del día siguiente, con clima favorable el 9 de junio de 1933.

El vuelo duró 40 horas.

Quattro Viandos, partiendo de Tablada (Sevilla) a las 04:35 horas del 10 de junio de 1933, fue visto sobrevolando la isla portuguesa de Madeira cuatro horas después. Calcularon su vuelo usando la estrella polar y encontraron Cuba después de 30 horas en el aire. El cambio de clima previo al exitoso desembarco de Camagüeil en Cuba a las 15:39 los distrajo.

En total, el Quattro Viandos voló 4.970 millas y estuvo en el aire durante 40 horas, un récord aéreo nunca antes visto.

La historia de Quattro Viandos: La huida olvidada de España
Quattro Viandos voló 4.970 millas desde España a Cuba. Imagen. mapas GC

El recibimiento de los pilotos en Cuba fue abrumador. El vuelo del Quattro Viandos se convirtió en un evento social de primer orden, con pilotos divirtiéndose en los círculos políticos y sociales de élite de Cuba. Tras el viaje a Cuba, Quattro Viandos tenía previsto viajar 1.193 millas hasta México, un vuelo de 12 horas.

READ  Dos murieron y tres fueron rescatados frente a las costas de Mallorca, España

Una vez más se planearon todas las posibilidades y si el avión tenía problemas, se designaron cuatro aeropuertos como lugares de aterrizaje. Con 528 galones de combustible y ocho días de instalaciones adecuadas, Barbaran y Collar partieron de Cuba el 20 de junio a las 08:45. De camino a la Ciudad de México, Quattro Viandos sobrevolaba el estado costero de Tabasco antes de desaparecer por completo. Debido a la llegada y tensión de la noche entre las 60.000 personas que esperaban la llegada del vuelo, se enviaron equipos de búsqueda.

Quattro Viandos no vino a la Ciudad de México

Tras la desaparición de Quattro Viandos, los rumores y mitos se extendieron como la pólvora, pero no fue hasta 1995 que se comprobó nada. El Ejército del Aire español aterrizó en el Golfo de México intentando esquivar el temporal. Sin embargo, los historiadores creen que una tormenta obligó a aterrizar aviones en las montañas de la Sierra Masteca en el estado mexicano de Oaxaca.

Creen que los pilotos morirán cuando aterricen o en poco tiempo. Se envió al ejército mexicano a rodear el área, pero no se encontraron señales de restos ni fuerza aérea.

La historia de Quattro Viandos: La huida olvidada de España
Quattro Viandos fue mágico mientras volaba de Cuba a México. Imagen: mapas GC

Empezaron a correr otras teorías sobre cómo fueron rescatados y trasladados clandestinamente a España, mientras que otros hablan de grietas y vandalismo en el depósito de combustible. Un mes después de la desaparición del avión, un trabajador agrícola encontró un paso subterráneo en la playa de Syldebeck en Tabasco.

El InnerTube fue enviado a la Embajada de España en Ciudad de México, donde se confirmó que pertenecía a Quattro Viandos y actuaba como salvavidas en caso de que el avión se viera obligado a aterrizar en el mar. La prensa mexicana nunca publicó la noticia y en su lugar quiso especular sobre el secuestro y asesinato de los pilotos.

READ  Para la sesión completa contra España, Austria - CVBJ

Ser informado: Por favor regístrese Nuestras noticias diarias y semanales de aerolíneas.

Investigación española sobre los desaparecidos

En diciembre de 1933, el piloto de Ultra Ramón Franco (hermano de Francisco Franco) fue nombrado coordinador militar español de Washington y voló a la Ciudad de México para dirigir la investigación oficial sobre la desaparición de Quattro Viandos. Su informe fue enviado posteriormente a España en 1934, pero desapareció durante la Guerra Civil Española.

Muchos años después, la prensa mexicana creía que el avión había realizado un aterrizaje de emergencia en la Sierra Masadeka y había sido atacado y saqueado por lugareños. En la década de 1980, el periodista del Canal 13 de México, Jesús Salsado, comenzó a buscar los restos de Quattro Viandos.

La historia de Quattro Viandos: La huida olvidada de España
Según los informes, el avión se estrelló en el área de Sierra Masadeka. Foto: Paula Misle a través de Wikimedia

Fue a Sierra Masadeka y entrevistó a los miembros de la tribu, quienes no solo describieron el asesinato sino que también identificaron a los culpables. La versión de los hechos fue posteriormente aprobada por el municipio de Puebla y la Secretaría de Seguridad Nacional de México.

La historia se fortalece aún más en 1995 cuando se encontraron partes de un avión con dos cuerpos escondidos en una cueva al costado de un acantilado. El gobierno mexicano examinó y determinó que el decaimiento era Quattro Viandos. También creían que los pilotos fueron llevados a una cueva para ocultar evidencia del crimen.

El problema, sin embargo, es que los expertos en aviación española no han podido confirmar si los quattro deformes viandos o los cuerpos eran bárbaros y de cuello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.