La inversión canadiense en México ha crecido en los últimos años

El presidente estadounidense Joe Biden, el primer ministro Justin Trudeau y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se reúnen en la Cumbre de Líderes de América del Norte en la Casa Blanca en Washington en noviembre de 2021.Jonathan Ernst/Reuters

Durante muchos años, Canadá y México siguieron siendo extraños económicamente a pesar de ser socios de libre comercio de América del Norte, ambos estrechamente vinculados a Estados Unidos, pero con pocos contactos directos entre sí.

Pero esta dinámica cambió antes de A Tres mejores amigos En México esta semana, a la que asistirá el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con sus homólogos. En los últimos años, las empresas canadienses se han convertido en algunos de los inversionistas extranjeros más importantes en México.

En los primeros nueve meses de 2022, el último período del que se dispone de estadísticas, Canadá fue la segunda mayor fuente de inversión extranjera directa en Méxicoante España. Las empresas canadienses invirtieron US$3 mil millones en ese período, el 9,5 por ciento del total. Los flujos de inversión extranjera pueden fluctuar mucho de un año a otro, pero las cifras de 2022 son parte de una tendencia: en 2017 y 2020, la inversión canadiense también ocupó el segundo lugar, solo por detrás de Estados Unidos.

Es un desarrollo importante. Durante muchos años antes, España, que compartía lazos lingüísticos y coloniales con México, había sido su segundo mayor inversor. Las participaciones españolas totales en el país continúan superando en número a las de Canadá, aunque la brecha se está reduciendo, y las inversiones canadienses ahora ascienden a casi dos tercios del total de España. Desde 1999, las inversiones canadienses en México han alcanzado los US$50 mil millones, en comparación con los US$80 mil millones de España y los US$310 mil millones de Estados Unidos.

READ  Startups impulsando la transformación digital en España

“Ha habido un crecimiento constante en el segmento del triángulo entre Canadá y México”, dijo Tom Long, investigador de la Universidad de Warwick y coeditor del informe North America 2.0: Crafting a Continental Future. Dijo que comenzó desde una base baja y que el cambio se produjo en parte debido a la disminución de la inversión de España.

«La inversión canadiense en México es un factor importante en la creación de industrias norteamericanas más estrechamente integradas».

De hecho, los expertos en comercio e inversión creen que es probable que las fuerzas más amplias que remodelan los flujos de capital global proporcionen un mayor incentivo para que las empresas inviertan más cerca de casa. Invasión de Rusia UcraniaY el consiguiente aumento de los precios de la energía ha cambiado el atractivo de Europa. Mientras tanto, la legislación estadounidense y las preocupaciones más amplias sobre las políticas de Beijing han comenzado a desviar dinero de China.

“La geopolítica definitivamente está allanando el camino para más transporte cercano en América del Norte”, dijo Luz María de la Mora, economista que hasta hace poco era subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía de México.

Ella dijo que esto llega en un momento en que «Canadá y México se han descubierto».

Durante los últimos 12 años, la participación de Canadá en México ha superado la participación de España en una forma importante. Desde 2010, los beneficios reinvertidos representan la gran mayoría de la inversión española. Solo el 20 por ciento llegó como nuevo gasto en comparación con el 30 por ciento de Canadá, según un análisis de Alessandra Ortiz, economista jefe de Deloitte en México.

READ  España aprueba 11.000 millones de euros en ayudas para empresas afectadas por el virus

“Es decir, en los últimos 10 años, Canadá ha invertido más en nuevos proyectos en México que España”, dijo.

Las mineras canadienses fueron los mayores inversionistas en México, seguidas por el gasto en servicios de transporte, principalmente gasoductos de gas natural. De hecho, las empresas canadienses proporcionan casi el 40 por ciento de toda la inversión extranjera mexicana en esos sectores.

Pero las inversiones en oleoductos han estado entre las mayores fuentes de fricciones con México en los últimos años. Estados Unidos y Canadá amenazaron con convocar un panel de arbitraje bajo el T-MEC después de que la empresa estatal de electricidad de México, Comisión Federal de Electricidad, cancelara contratos con empresas privadas, incluida ATCO Ltd. Un esfuerzo de nacionalización más amplio bajo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Corte de Arbitraje Internacional de Londres ordenó a la CFE que pagara a ATCO unos 100 millones de dólares, informó Reuters el año pasado, por un oleoducto de 17 km que había terminado en su mayor parte antes de que se cancelara su contrato.

La Sra. Ortiz dijo que mientras los tres países todavía están negociando, es poco probable que el T-MEC falle a favor de México, y cualquier movimiento de su gobierno para rechazar tal fallo sería perjudicial.

«Tal escenario reforzaría las preocupaciones de los inversionistas sobre los derechos contractuales y el favoritismo del gobierno en México, a expensas de las perspectivas económicas del país».

Pero hay señales de que la industria sí está avanzando. En agosto, TC Energy finalizó un acuerdo con CFE para construir un gasoducto de gas natural de $4.500 millones. Gran parte de la línea de 715 kilómetros pasará bajo el agua a través del Golfo de México. La compañía dijo que de 2015 a 2020, las inversiones de TC Energy en México representaron el 56 por ciento de todos los flujos de capital canadiense al país.

READ  Ahora profesor en UNK, Al Spain, cofundador de JetBlue, tiene muchas experiencias para compartir.

En noviembre, una delegación del estado mexicano de Querétaro viajó a Quebec y Ontario, firmando un acuerdo de cooperación en aviación en Montreal y promoviendo otras inversiones. En ese caso, Tim Hortons construye 50 sitios e invierte BRP para fabricar motocicletas eléctricas.

La coanfitrión de la Copa Mundial de la FIFA 2026 fue una de las demostraciones más visibles de las tres naciones trabajando juntas como un bloque norteamericano. Esta colaboración en los deportes también refleja un entorno comercial cambiante, ya que la fabricación se aleja lentamente de Asia, en parte para cumplir con las obligaciones en virtud de la Ley de Inflación de EE. UU. y la Ley CHIPS y la ciencia para la producción nacional de vehículos eléctricos y semiconductores.

“Esta transición hará que el comercio en la región de América del Norte esté más dentro de sí mismo”, dijo Carlos Capistran, jefe de economía para Canadá y México en Bank of America Global Research.

Hasta ahora, tal movimiento ha sido particularmente beneficioso para los Estados Unidos y México: el primero, ya que las empresas buscan evitar los aranceles, el segundo, ya que los inversores buscan trabajadores que puedan cobrar salarios más bajos.

Pero, como dijo el Sr. Capistran, «a medida que la producción industrial de América del Norte aumenta como porcentaje del PIB de la región, esperamos que una mayor parte de esa producción se produzca conjuntamente entre los tres países».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.