La ola de muertes de corredores de toros se centra en las fiestas de España

MADRID (AP) — Mientras los toros arrasan las calles de varias ciudades españolas durante las fiestas más populares del verano, los gritos de emoción alimentados por el miedo resuenan en marcado contraste con la cantidad de personas que han sido mutiladas y asesinadas este año.

Los encierros pueden ser un espectáculo muy querido para los lugareños y visitantes en miles de festivales de verano en toda España, pero el brutal número de ocho muertos de este año ha generado críticas generalizadas de políticos y defensores de los derechos de los animales por la práctica.

En Atanzon, los excursionistas a pie y a caballo tuvieron un encuentro reciente con la bestia, que no resultó en muertes ni heridos. Pero la semana pasada en Alberto, a menos de una hora, un novillo mató a un hombre de 60 años.

Hace una semana una mujer francesa de 73 años, habitual de los eventos taurinos, murió tras ser apuñalada en el pecho en la localidad oriental de Penierbeek. En otras fiestas de Valencia, seis hombres murieron y más de 380 participantes resultaron heridos. La temporada no termina hasta noviembre.

A pesar de la preocupación, los funcionarios no saben qué medidas de seguridad adicionales pueden tomar.

«Algunos han perdido el miedo al toro», dice el jefe regional de emergencias, José María Ángel. La recomendación número uno para asistir a una reunión de revisión de seguridad, alienta, es ser muy cauteloso.

Aydana Mas, vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, ha dicho que la ley actual es «inadecuada» y ha dejado la puerta abierta a un debate sobre la prohibición de este tipo de festivales.

READ  Latham & Watkins Señuelos Linklaters España Socio Senior

Solo unos pocos pueblos han cancelado tales festivales. Tavernes de la Valdigna lo considera un tema de persistencia constante en su política de protección de los derechos de los animales.

“Espero que nuestra decisión genere más discusión en las calles y conduzca al fin de esta tradición”, dijo el alcalde Sergey González a The Associated Press, reconociendo las profundas raíces culturales de la tradición.

Mientras el debate público en España se centra en la pérdida de vidas humanas, los activistas exigen una prohibición total de los eventos en los que se utilizan animales como entretenimiento.

Los grupos de derechos de los animales se oponen particularmente a los casos en los que dicen que los animales son deliberadamente demasiado crueles, como cargar bolas de algodón en los cuernos de los toros o forzar al animal a meterse en el mar y llevarlo a tierra.

Llamados «Bous al carrer» (toros en la calle) en dialecto valenciano, los toros o terneros se sueltan en las calles para provocar multitudes que esperan.

Alejandro Cano, jefe de seguridad de las asociaciones Bous al Carrer, dijo a AP que no había motivo de alarma y dijo que las víctimas eran «parte del festival».

Aunque algunos toros son asesinados por los vaqueros en las peleas, la mayoría regresa a sus granjas.

Según el Ministerio de Cultura, el año pasado se realizaron 2.700 proyecciones de este tipo. La cantidad se reduce en comparación con la temporada regular ya que todavía existen algunas restricciones epidémicas. En 2019, había 17.000. Se espera que alrededor de 9.000 se lleven a cabo hasta finales de noviembre de este año.

READ  Arcus y Mundopetralio acuerdan una alianza de menor nivel con España y Portugal

La corrida de toros de San Fermín de Pamplona, ​​inmortalizada por el premio Nobel y novelista Ernest Hemingway, es el principal evento, pero no ha habido una víctima mortal en 13 años. Las medidas de seguridad, la inversión pública y la pericia de los corredores no tienen parangón con ningún otro pequeño festival español.

Al igual que Pamplona, ​​Atanzón celebra a su patrón, San Agustín, rezando al santo para que nadie muera de toros hasta un verano más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.