¿Las reformas propuestas a la controvertida ‘ley mordaza’ de España van lo suficientemente lejos?

Los días de la muy controvertida «ley mordaza» de España están contados.

Se ha utilizado para encarcelar al rapero Pablo Hasél – por insultar a la monarquía y elogiar el terrorismo – y permitir la retorno sumario de miles de inmigrantes ilegales.

El Naciones Unidas y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dicen que viola los derechos humanos fundamentales.

Ione Belarra, líder del partido español Podemos, lo llamó «el mayor golpe a las libertades civiles y políticas» desde el retorno del país a la democracia.

Ahora, el gobierno liderado por los socialistas en Madrid quiere reformar la legislación presentada por sus predecesores conservadores hace siete años.

Pero las reformas propuestas galvanizaron las protestas en ambos lados de la división, enfrentando a las asociaciones policiales contra los colectivos de derechos humanos, y la derecha contra la izquierda, polarizando aún más al país.

Esto es lo que necesita saber.

¿Qué es la ‘ley mordaza’?

La ley de seguridad pública de España de 2015 fue apodada la «ley mordaza» por su represión de la libertad de expresión y los amplios poderes que otorgó a la policía en un momento en que el conservador Partido Popular luchaba contra el malestar social en forma de protestas contra la austeridad.

Se convirtió en ilegal tomar y distribuir imágenes de agentes de policía encargados de hacer cumplir la ley, mientras que las protestas y manifestaciones espontáneas en las inmediaciones del congreso o de un edificio del gobierno fueron multadas con hasta 600.000 €.

La falta de respeto o la desobediencia a la policía se convirtió en el delito más sancionado en España, con un millón de multas (el 70% del total) emitidas por esta causa el año pasado.

«La desobediencia y la falta de respeto son los delitos más explotados por la policía porque son completamente ambiguos y permiten una gran flexibilidad», explica a Euronews la portavoz y abogada de la plataforma de derechos humanos No Somos un Delito, Sara López Martín.

Ante la pregunta de si estos artículos de la ley estaban abiertos a abusos, el portavoz de Justicia de la asociación de policías de la Guardia Civil JUCIL, Agustín Leal, es inflexible.

—¡No, hombre, no! le dice a Euronews. «Para que se interprete como una falta de respeto, tendrías que llamarme hijo de puta».

READ  La enorme mansión con helipuerto y capilla en España cotiza en 12 millones

Sin embargo, se ha considerado que los ciudadanos no respetan una variedad de delitos menores percibidos, desde sonreírle a un oficial de policía llamándolos «compañero» hasta participar en un desacuerdo cortés.

«Ni siquiera se trata de insultar», responde López. “Cualquier desacuerdo con un policía puede interpretarse como una falta de respeto. Los desacuerdos son costosos en este país”.

¿Qué reformas de la ‘ley mordaza’ están sobre la mesa?

Si las propuestas actuales se convierten en ley, se permitirán las manifestaciones espontáneas siempre que tengan relevancia pública, y se permitirán las manifestaciones frente al Congreso y los edificios gubernamentales.

Las imágenes pueden tomarse y distribuirse siempre que no pongan en riesgo a los miembros de las fuerzas de seguridad.

Los oficiales de policía que recogen a alguien para identificación deben devolverlo al lugar original en el espacio de dos horas en lugar de seis. Y las multas serán proporcionales a los ingresos.

Hay 300 propuestas de modificación de la ley, el 90% de las cuales han sido aprobadas, aunque la policía, el conservador Partido Popular y el partido de extrema derecha, Vox, se oponen férreamente a las reformas.

“Nadie nos ha consultado sobre estas reformas”, dice Leal. “Y nosotros somos los que estamos en primera línea, los profesionales.

«La ley funciona tal como está. El público no está pidiendo cambios.

«¿Quién lo pide? Los partidos separatistas. Bildu, el partido de los terroristas de ETA. Las reformas acercan a estos partidos a la destrucción del Estado de derecho».

¿Por qué las reformas no son suficientes para algunos activistas?

No Somos Delito, una plataforma paraguas de 100 colectivos diferentes que presionan por la abolición de la «ley mordaza», señala que las propuestas aún no han abordado temas clave.

La arbitrariedad de los conceptos «falta de respeto» y «desobediencia» aún no ha sido abordada. Tampoco la presunción de credibilidad, dando más peso a la palabra del policía que a la de un civil.

“Según las reformas propuestas, la policía podría decirle a un periodista que no puede tomar fotos. El periodista podría insistir en que pueden en ese momento la policía puede multarlos por desobediencia”, dice a Euronews Carlos Escaño, portavoz de Amnistía Internacional. “¿Y quién puede decir si una manifestación espontánea es de interés público o no? La policía. Lo que estamos exigiendo es un mecanismo para controlar los abusos policiales, que ahorita no existe”.

READ  Noticias de viajes de España India: Covshield recibe dos dosis: reabre para los españoles; Emiratos Árabes Unidos permite regresar a los titulares de permisos de residencia | Noticias de negocios indios

Las balas de goma están prohibidas en Cataluña desde que una mujer perdió un ojo en 2014 en una protesta en apoyo del rapero Pablo Hasél, pero el uso de este tipo de material antidisturbios aún está por abordarse a nivel nacional.

Uno de los artículos más controvertidos de la «ley mordaza» -el retorno sumario de los inmigrantes ilegales- está siendo rechazado para ser abordado como parte de la ley de inmigración.

“Lo que está haciendo el Gobierno en este caso”, dice López, “es esquivar el asunto por miedo a la respuesta de la extrema derecha”.

López sostiene que las 150.000 protestas protagonizadas en noviembre por miembros de las fuerzas de seguridad se centraron en la propuesta de exigir que sus acciones sean coherentes, lógicas y razonables, lo que “es bastante revelador sobre la mentalidad actual de la policía”.

¿Qué frena la ambición del gobierno?

“Probablemente tenga que ver con el auge de Vox y la ultraderecha en España”, dice López. «Eso es lo que nos está diciendo el gobierno, que hay reformas que no pueden emprender porque la extrema derecha tiene mucho apoyo público y también están bajo la presión de los sindicatos policiales».

López añade que la respuesta al auge de la extrema derecha no puede ser limitar las libertades.

«Si respondemos privando a los ciudadanos de sus derechos fundamentales, estamos entrando en su juego», dice a Euronews.

¿Cuál es el ángulo policial?

“Quieren prohibir el uso de balas de goma cuando las balas de goma es lo que usamos para defendernos de los manifestantes violentos”, dice Leal. «Nunca los usamos contra manifestantes pacíficos».

Leal agrega que las manifestaciones espontáneas no son aceptables ya que, para garantizar la seguridad pública, la policía necesita tiempo para prepararse.

Y arremete contra que la palabra del policía tenga el mismo peso que la de un delincuente.

READ  Lillard, Johnson lidera a Estados Unidos de cara a los Juegos Olímpicos contra España

“Hay partidos separatistas que proponen reformas que significarían que un oficial de policía pierda su estatus de autoridad en un tribunal de justicia; que nuestra palabra no tendría valor probatorio ante un juez”, dice.

Leal también está indignado porque se debe pedir a la policía que justifique las detenciones o los controles aleatorios con coherencia, lógica y razón.

“Eso ya pasa”, dice. “Tengo que documentar todo. No puedo hacer lo que me gusta. Me mandarían a la cárcel”.

Según Leal, la ley no necesita ser reformada y solo está bajo revisión porque el gobierno socialista depende de los partidos separatistas para mantenerse en el poder.

“Se trata del intercambio de seguridad pública por cuotas de poder”, dice. «Esto no es para el beneficio del ciudadano».

Agrega que las reformas propuestas darán paso a la anarquía.

«Se está haciendo para atacar el estado de derecho», afirma. “Para ayudar a los okupas ya los individuos y colectivos antisistema, violentos. Podríamos terminar con el comunismo”.

espadas desenvainadas

Según Leal, la asociación de policías JUCIL ha elaborado un informe “en el que se detalla cómo las reformas son inconstitucionales, ilegales y atentan contra las libertades individuales” con vistas a combatir las reformas propuestas en los tribunales.

Mientras tanto, No Somos un Delito ha programado una protesta a nivel nacional el 13 de febrero para impulsar propuestas más ambiciosas dos días antes de volver a la mesa para elaborar las propuestas en la reunión de la comisión del interior del gobierno el 15 de febrero.

Luego se espera que los parlamentarios debatan y voten sobre las propuestas de reforma, aunque no se había fijado una fecha en el momento de la publicación.

Todos los días de la semana, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descarga la aplicación Euronews para recibir una alerta diaria de esta y otras notificaciones de noticias de última hora. está disponible en manzana y Androide dispositivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.