Papeles de Pandora: Corinna Larsen y el empresario Allen Sangenis-Kraus, copropietario en Seychelles | Estados Unidos de América

Allen Sanginis-Kraus y Corina Larsen. Ilustración: Padre García

Corinna Larsen, una empresaria alemana que una vez estuvo involucrada sentimentalmente con el Rey Honorario Juan Carlos I de España, una vez fue copropietaria de una empresa en un paraíso fiscal con el empresario mexicano Allen Sangenis Krause. Se investiga al Fiscal del Tribunal Supremo español por pagos a Juan Carlos que no se hicieron públicos a la Agencia Tributaria española.

La evidencia que revela esta relación previamente desconocida entre Larsen y Sanginés-Krause se encuentra entre los documentos de Pandora, una filtración masiva de 11,9 documentos de 14 proveedores externos. La investigación fue coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y contó con la participación de EL PAÍS y la cadena de televisión La Sexta en España. Cubriendo cinco décadas de documentación, la filtración permite una reconstrucción de las operaciones de políticos, millonarios, criminales y figuras del deporte de élite en países y territorios que generalmente se consideran paraísos fiscales debido a su enfoque secreto para compartir información financiera y las bajas tasas impositivas ofrecidas a capital extranjero.

La empresa en cuestión se llamaba Fortuna Ventures Ltd. y registrada en Seychelles el 1 de octubre de 2009. Larsen utilizó su empresa, Apollonio Holdings, para constituir la empresa, mientras que Sanginés-Krause utilizó Montpascal Holdings, con la que estaba asociado. Documentos en poder de EL PAÍS demuestran que estas dos empresas son accionistas de Fortuna Ventures Ltd. y que Larsen era director. Ninguno de los dos respondió a las solicitudes enviadas por el consorcio sobre la revelación.

Hasta ayer, Seychelles era considerado uno de los paraísos fiscales más utilizados por los defraudadores de todo el mundo. Pero la Unión Europea lo eliminó el martes de su lista negra. Las empresas extranjeras registradas en el archipiélago, que se encuentra en el Océano Índico, están exentas de pagar impuestos y no necesitan aportar una cantidad mínima de capital para registrar una empresa. Tampoco existe ningún requisito para el registro público de los nombres de los directores de empresas, de conformidad con el derecho mercantil internacional vigente desde 1994.

READ  España puede pagar a los adultos $ 300 para que se muden de la casa de sus padres

Durante muchos años, Larsen trabajó como consultora y corredora en negocios internacionales a través de otra de sus firmas, Apollonia Associates, con sede en el pequeño estado de Mónaco en la Riviera francesa. El fiscal suizo Yves Bertosa investiga a Larsen por presunto blanqueo de capitales por recibir 64,8 millones de euros en una cuenta bancaria de su propiedad en las Bahamas, transferidos desde una cuenta suiza de Juan Carlos I.

Habló con el fiscal general en 2018 y, según reveló EL PAÍS, citó a Apollonia Associates. También confirmó que en 2004 inició su negocio de consultoría para Apollonia Associates con trabajos en Richemond y Volkswagen “ajenos a Juan Carlos I”.

Sin embargo, su empresa, Apollonia Holdings GMBH, aún no se conocía. La empresa fue creada por el bufete de abogados panameño Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal), que ha creado un flujo constante de estructuras opacas y empresas fantasma para ocultar fortunas de todo el mundo, según una investigación de Pandora Papers.

El 19 de noviembre de 2010, Larsen fue nombrado director y secretario de Apollonia Holdings GMBH, sociedad fantasma, en sustitución de Andrés Maximino Sánchez.

Documento de Apollonia Holdings.  El País / La Sixta / ICIJ
Documento de Apollonia Holdings. País / La Sexta / ICIJ
Certificado de incorporación de Fortuna Ventures.  El País / La Sixta / ICIJ
Certificado de incorporación de Fortuna Ventures. País / Viernes / ICIJ

El 2 de junio de 2010, Apollonia Holdings GMBH facturó 30.000 euros por Montpascal Advisory Services, filial de Sanginés, sin precisar su objeto. El proyecto de ley fue enviado a la dirección de Montpascal Advisory Services, en Killua Castle, un imponente castillo cerca de Clonmellon en Irlanda. Esta propiedad fue visitada por el rey honorario.

El Fiscal del Tribunal Supremo de España ha abierto tres líneas de investigación contra el rey de honor. Una se basa en un informe de la unidad de inteligencia financiera de España, Seblak, que advirtió que el empresario mexicano Alain Sangenis Krause realizó tres transferencias bancarias entre 2017 y 2018 a Nicolás Morga Mendoza, ex coronel de la fuerza aérea y asistente de Juan. Parte de esos pagos se transfirieron a cuentas propiedad de miembros de la familia real española y otras personas de su círculo, que tenían acceso a estos montos mediante tarjetas de crédito.

El fiscal obtuvo permiso del empresario mexicano de 61 años, así como de Morja Mendoza. Los Sanginés aseguraron que eran “donaciones” al rey de honor, dada su amistad.

Juan Carlos I realizó una liquidación voluntaria con la Agencia Tributaria española por importe de 678.393 € porque no se había declarado el dinero de Sanginés-Krause. El miércoles se supo que el fiscal general planeaba posponer los tres casos contra el rey honorario que estaban siendo investigados.

Durante los años entre Larsen y el entonces rey, ambos pasaban tiempo regularmente con Sangens-Kraus, en fiestas y otras ceremonias privadas, pero hasta ahora los vínculos comerciales entre él y el canciller alemán no eran de conocimiento público.

Grandes compras

Sangenis Krause, fundador del grupo de inversión BK Partners y ex director ejecutivo del banco estadounidense Goldman Sachs, es poco conocido en su México natal, a pesar de realizar importantes compras en bienes raíces como el Hotel Four Seasons. Adquirió el lujoso complejo hotelero Mayakoba en Cancún, así como el Hotel Villa Magna en Madrid, donde suele alojarse cuando visita la capital española.

Los Pandora Papers también revelaron que en 2007 Larsen estaba planificando a los administradores de un fondo en Nueva Zelanda llamado Peregrine para hacer arreglos para que, en caso de su muerte, el 30% de los ingresos del llamado Fondo de Inversión Saudí-Español legado a Juan Carlos I. El fondo fue apoyado por el entonces rey y yo también trabajé para él. Los documentos, que no fueron firmados, fueron creados el 27 de marzo de 2007, 14 días antes de que el Fondo de Inversiones saudí-español se registrara en Guernsey, otro paraíso fiscal. El abogado de Larsen declaró que estos documentos fueron falsificados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *