Por qué el teletrabajo en España vuelve a ser cosa del futuro | Economía y Negocios

Antes de la pandemia de coronavirus, trabajar desde casa se consideraba un modelo para el futuro. Durante los peores meses de la crisis sanitaria, y en particular, durante los cierres de viviendas, los comercios han recurrido a esta práctica como única forma de continuar la actividad, lo que ha provocado una avalancha de imágenes en las redes sociales de oficinas improvisadas en los hogares. Ahora que ha recuperado un cierto grado de normalidad, muchos empleados en España están de vuelta en la oficina. Hay varias razones para esto y varían de un caso a otro. Sin embargo, todas las fuentes consultadas por EL PAÍS coinciden en una cosa: la ley aprobada por el Gobierno español en septiembre de 2020 para regular el trabajo desde casa ha limitado la flexibilidad de que disponen las empresas y las ha obligado a cubrir costes que no todo el mundo está dispuesto a afrontar. El resultado es que el trabajo remoto pierde impulso después de meses en el centro de atención, y una vez más se aleja en la distancia como un objetivo futuro.

«Al comienzo del encierro, la gente estaba encantada, pero luego se dieron cuenta de que no era muy agradable», explica María Rivero, traductora de italiano y madre de dos hijos que trabajaba desde su casa en Ciudad Rodrigo en Salamanca. nueve años. Hace cinco años, creé un blog llamado sobreviviratrabajarencasa.com (O trabajar vivo desde casa). En él, explica cómo lidiar con la combinación de la vida hogareña y el lugar de trabajo. «El teletrabajo no favorece la conciliación de la vida personal y laboral, todo lo contrario», argumenta. «Perdí clientes porque no podía cuidar de mis hijas y mis trabajos».

Antes de la pandemia de Covid-19, trabajar desde casa era algo poco común en España. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 31% de los empleados trabajará de forma remota en la fase previa a la crisis sanitaria. Sin embargo, la Encuesta de población activa (EPA) muestra que solo el 4,8% lo hará en aproximadamente la mitad de sus días laborales, lo que es significativamente más bajo que en países como los Países Bajos (14%), Finlandia (13,3%) y Luxemburgo (11%). ). En España, existía un vacío legal en cuanto a pactos entre empresas y empleados, tanto a nivel colectivo como individual.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia, trabajar desde casa se ha convertido prácticamente en la norma para quienes han podido hacerlo. Durante las alertas anunciadas por el gobierno español, cerca del 47% de los empleados trabajaba de forma remota, según el INE. Y en el primer trimestre de este año, el 35% planeaba hacerlo, lo que significa que el número era solo cuatro puntos porcentuales más alto que el nivel prepandémico.

READ  El embajador de Filipinas en España, Philip Jones Lullier, asume la presidencia de la Comisión de la ASEAN en España

Además, aún no está claro en las cifras oficiales el impacto de la vuelta a la casi normalidad en España tras las vacaciones de verano. Según los expertos, se espera que el nivel de tarea sea mayor que el nivel anterior a Covid, pero menor que el pico observado durante el cierre. El Instituto Nacional de Estadística tiene cifras sobre el porcentaje de empleados que trabajan desde casa en algún momento, pero no los que lo hacen en base a un porcentaje específico de su semana laboral, como define la ley de trabajo desde casa. Esto significa que sus datos serán superiores al número real de personas que se adhieren a la nueva legislación.

No tiene sentido que trabajar desde casa en un futuro cercano sea como lo que estábamos haciendo durante la pandemia.

Eva Rimbau, profesora adjunta de Estudios Económicos y Empresariales

La ley del trabajo desde casa reconoce que “más que trabajar desde casa, lo que existe es trabajo remoto y flexible”. La legislación lo define como alguien que pasa al menos el 30% de sus horas de trabajo desde casa durante un período de tres meses. Además, obliga a ambas partes a firmar un acuerdo escrito sobre los términos, que son voluntarios y revocables. La empresa debe cubrir los costos incurridos por el empleado para trabajar de forma remota.

“El desarrollo del trabajo a distancia será cubierto o compensado por la empresa, y no implicará una asunción por parte del trabajador de costos relacionados con equipos, herramientas y recursos asociados al desarrollo de su actividad empresarial”, reza el texto. publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 23 de septiembre de 2020.

Fuentes del Ministerio de Trabajo explicaron que «el trabajo a distancia durante la epidemia fue una de las primeras medidas que se tomaron». “Lo que se ha hecho es buscar una solución para el futuro, adaptándose a la nueva era, al siglo XXI. De hecho, la ley permite que quienes ya estaban trabajando a distancia durante la pandemia sigan haciéndolo sin un contrato de trabajo. La ley es para acuerdos nuevos y viejos, pero con un período de adaptación. Fuentes dicen que la ley “tiene poca flexibilidad, pero todo lo contrario – el 30% permite jornadas semipersonales. No especificar esto supondría una ambigüedad entre la distancia y los límites del trabajo personal, con mucha inseguridad jurídica, como fue el caso de la legislación de [main opposition Popular Party]. El 30% fue acordado entre las empresas y los representantes de los trabajadores ”.

READ  Diez coches más vendidos en España en noviembre

Pero la legislación no convenció a todos. Los requisitos mínimos de tiempo y los costos adicionales son el obstáculo. “Las empresas nos preguntan cómo evitar estas reglas para liberarse de estas obligaciones”, explica la abogada Ana Gómez, del bufete de abogados Ceca Magán. “Determinar el trabajo desde casa como porcentaje es el enfoque menos flexible del mundo”, agrega José Luis Risco, socio a cargo de recursos humanos de la consultora EY. Sostiene que la ley no refleja la realidad actual. «Fue diseñado para un período como el bloqueo, no ahora», argumenta.

No es el único que piensa así. “No se ha hecho ningún esfuerzo por ser creativo con esta ley”, dice Eva Rimbau, profesora asociada de estudios económicos y empresariales de la UOC. «No tiene sentido que trabajar desde casa en un futuro cercano sea como lo que hemos estado haciendo durante la pandemia», continúa.

Trabajar desde casa puede significar ciertos ahorros, pero para las empresas más pequeñas es mucho más difícil cubrir los costos.

Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme

En sus esfuerzos por evitar la aplicación de la legislación, algunas empresas, en particular las pequeñas empresas, se adhieren a los acuerdos celebrados con su fuerza laboral en el contexto de la pandemia para evitar el colapso.

dice Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme, Federación Española de la Pequeña y Mediana Empresa.

Uno de los artículos de la ley establece que uno de los requisitos mínimos para el acuerdo entre la empresa y el empleado es determinar el lugar de trabajo elegido por este último, el cual está sujeto a una evaluación de riesgos. Como tal, el uso doméstico conlleva otra complicación. «Los [Spanish] La constitución garantiza la inviolabilidad del hogar [in Article 18], lo que significa que no podemos entrar y entrar en la casa de nadie y entrar aunque nos lo permitan, como en una empresa ”, explica Eva Olivares, presidenta del sindicato SESLAESS, que atiende a los inspectores de trabajo estatales.“ Hay casos de personas que están en ERTE. [government furlough scheme], pero funciona [another job] desde casa. Es difícil de probar, añade Anna Erkorica, inspectora y directora del sindicato de inspectores del trabajo de SITSS.

READ  España se compromete a seguir adelante con Europa en el acuerdo fiscal de sociedades de la OCDE

El salto forzado a trabajar desde casa debido al virus Corona no fue solo un desafío para el sector privado. La administración pública española también se ha sumado al cargo, pero en estos días sigue habiendo casi cero servidores públicos en casa. “Todo se hizo de manera muy caótica, sin protocolos y sin abordar los temas de seguridad como se vio con el ciberataque de la SEPE”, explica Josetxo Gándara, representante sindical en la administración estatal. Señala al Servicio Público de Empleo del gobierno, que no solo estuvo completamente sobrecargado con horas extras durante la pandemia, sino que también fue blanco en marzo de este año de un ataque de ransomware, que paralizó 710 oficinas personales y 52 oficinas virtuales.

La regulación de los servidores públicos no está incluida en la ley de trabajo desde casa, sino que está sujeta a los criterios establecidos por el Ministerio de Administración del Estado. En octubre, se llamó a los funcionarios para que regresaran a sus lugares de trabajo y el trabajo a distancia se limitó al 20% de su jornada laboral. «El regreso de los empleados del gobierno se apresuró porque trabajar desde casa estaba creando descontento entre una parte del público, que se quejaba de que cuando necesitaban hacer algo, no había nadie disponible para ayudarlos».

Como tal, después de más de 18 meses trabajando desde casa tanto en el sector público como en el privado en España, ahora es solo una moda pasajera. Esto se refleja en las búsquedas en Google sobre el término, que alcanzaron su punto máximo entre el 15 y el 21 de marzo de 2020, cuando el gobierno español colocó el primer estado de alerta, y luego nuevamente del 20 al 26 de septiembre del mismo año en que se aprobó la ley. Desde entonces, la curva ha bajado y también el trabajo remoto. Es una forma de negocio eficiente, pero no ha logrado convencer a los empleadores, al menos no en las condiciones actuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *