¿Puedes “poseer” un gol? Los NFT coleccionables entran en el fútbol de élite