Supervivencia a través de la danza: Bailarines ucranianos se unen Instituto Nacional de España

El Instituto Nacional de la Danza de España ha estado asistiendo a muchos bailarines profesionales afectados por la guerra en Ucrania.

Dando un vuelco a la vida de muchos bailarines tradicionales, pudo unirse a una compañía de danza y encontrar un nuevo hogar.

Anastasia Kovalevska no podía imaginar que el día anterior a la invasión era su último ensayo.

«La dirección del teatro nos dijo de un día para otro que todos los espectáculos se cancelaron y mucha gente empezó a salir de Ucrania. Las clases se reanudaron un mes después, pero nos dijeron que no había suficiente gente en Ucrania para hacerlas», dijo.

No sólo fueron aceptados en la compañía de danza española, sino que su pianista ucraniana Victoria Klushenk les ayudó con todo lo necesario para instalarse en España: trámites, transporte público y tarjetas de la seguridad social, gestionándose la atención dental gratuita.

Victoria Klushenk estaba en Kiev cuando comenzó la guerra y era consciente de sus dificultades. Afortunadamente, pudo traer a su madre a la capital española.

Un total de siete bailarines ucranianos se han unido al instituto de danza, un ‘Programa de talento emergente’ que busca impresionar a estudiantes internacionales y nacionales en su último año de estudios de danza. Los tres interpretarán a Giselle en el Detro Real Arena de Madrid a mediados de mayo.

Según Joaquín de Loose, director de la compañía, es importante que el público sepa que la participación de los bailarines no es una obra de caridad.

Según él, su participación se basa en «criterios de arte» y les abre las manos. “Ponerlos en escena es nuestra responsabilidad con el público, con este gran teatro, con esta compañía y con la danza en España”, añade.

READ  ¿Gobernar España? Qué nos dicen las estadísticas sobre los semifinalistas de la Eurocopa 2020 | Euro 2020

Después de un comienzo marcado por la tragedia, los compañeros y la dirección les han hecho sentir casi como en casa.

Todos pudieron viajar hasta Madrid gracias a las amistades que tenían con sus compañeros bailarines españoles antes de que comenzara la guerra, y estas amistades se han fortalecido desde que llegaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.