Temores de un aumento de los casos gubernamentales en España e Italia a medida que la ola del norte se mueve hacia el sur

Sin embargo, siguen siendo altos: entre 1.748 por millón en la República Checa y 685 por millón en Alemania, mucho más alto que cualquier epidemia anterior a lo largo de la epidemia.

Al igual que en el Reino Unido, el vínculo entre infecciones y muertes se ha debilitado significativamente por la vacunación, por lo que las tasas de mortalidad siguen siendo más bajas que los picos anteriores.

La caída en el número de casos aún no se ha traducido en una disminución en las muertes, pero los expertos esperan que siga un patrón similar.

Las tasas de mortalidad en España e Italia son relativamente bajas, pero han comenzado a aumentar.

Ambos países tienen altas tasas de vacunación, con más del 85 por ciento completando vacunaciones completas y campañas de refuerzo.

Han comenzado a reintroducir restricciones en las últimas semanas para hacer frente al creciente número de casos y salir de la variante Omigron.

A lo largo de la epidemia, España ha mantenido máscaras obligatorias en el hogar y ha introducido ocho pasaportes Covid en sus 17 regiones, principalmente el mes pasado, para bares y restaurantes bajo techo.

Italia lanzará el «Super Green Pass» la semana que viene, aumentando la versión de su pasaporte Covid, permitiendo a aquellos que han sido vacunados o recuperados recientemente, que ya no tienen pruebas negativas, ir a restaurantes, museos, cines y eventos deportivos. Comenzará a vacunar a niños mayores de 5 años.

Francia se centra en campañas de vacunas actualizadas, incluidos refuerzos.

La ministra de Salud española, Carolina Darias, dijo el jueves: «Las máscaras nos protegen, sin importar la escritura griega».

Sin embargo, queda por ver si los países recurrirán a medidas drásticas si los casos continúan aumentando, o si Omigran demuestra ser una variante más peligrosa.

READ  España amplía los controles fronterizos con Portugal hasta marzo por COVID-19

El impacto de los cepillos anteriores con Covit-19, especialmente las tasas variables de vacunación entre los ancianos, ha hecho que algunos países de Europa sean más vulnerables y pueden requerir controles más estrictos.

El viernes, un estudio realizado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de New Modeling London de SPI-M del Reino Unido destacó el riesgo de «una menor cobertura de inmunización en los ancianos, la preexposición relativamente baja y las personas mayores» en Europa. Más muertes entre los ancianos y hospitalización en las próximas oleadas.

Austria, Alemania y los Países Bajos se caracterizaron por «tener las cargas máximas restantes más elevadas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *