Un estudio ha encontrado que escuchar música relajante puede mejorar el rendimiento cognitivo

Se ha demostrado que la música de fondo relajante reduce la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, lo que puede afectar positivamente el rendimiento cognitivo. Nueva investigación publicada en revista de mejora cognitiva Encontró que escuchar tres tipos de música de relajación (jazz, piano y Lo-fi) puede mejorar el rendimiento cognitivo.

La investigación muestra que escuchar diferentes tipos de música puede mejorar la atención sostenida, el estado de alerta y el enfoque. Sin embargo, otros estudios muestran que la música de fondo puede alterar el funcionamiento cognitivo (es decir, la comprensión de textos y la memoria verbal).

Para el estudio actual, el autor del estudio Ulrich Kirk y sus colegas estaban interesados ​​en comparar si los diferentes tipos de música de fondo relajante podrían afectar el procesamiento cognitivo y la actividad fisiológica. El estudio combinó cuatro grupos de participantes donde cada grupo estuvo expuesto a un tipo específico de música en comparación con un grupo de control sin música. En el diseño intergrupal, el estudio reveló tres grupos separados para JazzY el música de pianoY el musica le fi Directo. El cuarto grupo era un grupo de control sin música”.

Los investigadores tomaron muestras de 108 participantes adultos sin problemas cardíacos ni estrés para este estudio. Cada participante fue asignado aleatoriamente a uno de los cuatro grupos experimentales. El estudio se llevó a cabo durante tres días en los que se midió a los participantes la distracción mental (atención continua), la atención aguda y la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC). Es importante destacar que los participantes fueron medidos para la atención aguda Tiempo Escuchar música y medir el interés sostenido despues, despues escuchar música.

READ  Científicos en Australia han descubierto un objeto "primero en su tipo" en la Vía Láctea que parpadea y se apaga

El primer día, los participantes completaron medidas de referencia de atención sostenida y HRV. El segundo día, los participantes fueron llevados a una habitación, se les dieron auriculares y escucharon música correspondiente a su condición experimental mientras también monitoreaban la HRV. También se midió la atención intensa durante los últimos cinco minutos de escuchar música y la atención sostenida cuando terminó la sesión.

El tercer día, los participantes repitieron el procedimiento del segundo día y volvieron a escuchar la misma música. La única diferencia es que algunos participantes escucharon un clip de 15 minutos el segundo día y luego un clip de 45 minutos el tercer día y los otros participantes escucharon en el orden inverso. Tres semanas después, los participantes regresaron para completar otra sesión de música de 15 minutos y una tarea de atención. Se instruyó a los participantes para que escucharan su pieza musical asignada al menos 10 veces durante las tres semanas para aumentar la familiaridad con la música.

Los resultados muestran que aquellos que escucharon música (independientemente de la duración) tuvieron un mayor rendimiento en comparación con el grupo de control sin música. Además, aquellos que escucharon música (los tres géneros) mostraron un mayor rendimiento durante el período de estudio para las sesiones de música de 15 y 45 minutos.

De igual forma, quienes escucharon música (independientemente de su duración) mostraron una frecuencia cardiaca más alta en comparación con el grupo control sin música. Hubo un aumento en la frecuencia cardíaca durante el período de estudio para aquellos que escucharon música, pero este aumento también se observó en el grupo de control sin música. Estas diferencias se observaron para las condiciones de 15 y 45 min.

READ  Dermatitis atópica asociada a baja estatura en la primera infancia

Los resultados de las pruebas de seguimiento después de tres semanas muestran que aquellos que escucharon música tuvieron una reacción más rápida en comparación con el grupo de control sin música. Los resultados también muestran que aquellos en los grupos de música mostraron una mejora en el tiempo de reacción en el seguimiento en comparación con aquellos en el grupo de control sin música que no mostraron diferencias. Finalmente, los del grupo de control sin música tenían las frecuencias cardíacas más bajas en el seguimiento en comparación con los otros tres grupos de música.

Los investigadores citan algunas limitaciones de este trabajo, como no incluir un grupo de control activo como el rock. Investigaciones futuras muestran que la música No Puede relajarse debilidad El rendimiento puede mejorar la confianza en estos resultados. Otra limitación fue que los participantes no midieron cómo se sentían acerca de la música que escuchaban. Quizás sentirse aficionado a la música en general puede mejorar el rendimiento.

el estudio, «Efectos de tres tipos de música de enfoque sobre la variabilidad del ritmo cardíaco y la atención sostenida‘, escrito por Ulrich Kirk, Kristel Njnowman, Alicia Clausel y Claire Kennedy Purvis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.