El tiempo - Tutiempo.net

Intervienen 14 toneladas de tabaco de contrabando, entre los detenidos un vecino de Socuéllamos

​En la operación, denominada 'hoja seca', los detenidos presuntamente se dedicaban a la adquisición de hojas de tabaco para su posterior venta por Internet y distribución en varias provincias del territorio nacional.
|


La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han intervenido 14 toneladas de tabaco de contrabando a un grupo criminal radicado en Navarra, que presuntamente se dedicaba a la adquisición de hojas de tabaco para su posterior venta por Internet y distribución en varias provincias del territorio nacional.


En la operación, denominada 'hoja seca', han sido detenidas catorce personas (tres en Navarra, cuatro en la provincia de Ciudad Real, dos en la de Toledo y cinco en la de Cáceres), y han sido intervenidas una pistola detonadora, maquinaria industrial para picar y triturar la hoja, así como diverso material para su pesaje, empaquetado y distribución, además de 33.000 euros en metálico.


La operación ha sido presentada en una rueda de prensa en la que han participado la delegada del Gobierno en Navarra, Carmen Alba; el delegado especial de la Agencia Tributaria estatal en Navarra, Roberto Pérez; la jefa regional de Aduanas del Estado, Natalia Conde; el teniente coronel de la Guardia Civil José Miguel Barbero; y el teniente de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra.


Carmen Alba ha destacado que en esta operación "se ha actuado por primera vez en España contra todo el entramado del contrabando, desde la producción, a los intermediarios, al procesamiento y a la venta y distribución por toda la geografía nacional", tras lo que ha valorado "la perfecta coordinación que existe entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la Agencia Tributaria".


El delegado especial de la Agencia Tributaria en Navarra, Roberto Pérez, ha explicado que las 14 toneladas incautadas están valoradas en 2,2 millones de euros y se estima que este entramado ha podido mover durante los años 2016 y 2017 un volumen de negocio cercano a los seis millones de euros, que supondría una defraudación de 4 millones en impuestos.


El teniente de la Guardia Civil encargado de la operación ha explicado que las investigaciones dieron inicio a partir de la intervención de un paquete de más de cien kilos de hoja de tabaco en Imarcoain. Las primeras gestiones realizadas sobre el envío permitieron determinar que el destino era un domicilio de la Comarca de Pamplona en el que residían una mujer con su pareja sentimental y el hijo de ella, y que además disponían de otros domicilios donde estarían recibiendo paquetes.


Según ha explicado el teniente, las investigaciones se continuaron sobre estas personas y permitieron confirmar a través de la colaboración con empresas de paquetería cómo presuntamente recibían de manera periódica envíos de más de cien kilos de hoja que posteriormente picaban y distribuían en numerosos envíos de uno o dos kilos al consumidor final a través de empresas de paquetería.


"Estas primeras gestiones permitieron evidenciar cómo estábamos ante una organización criminal asentada en su parte final en Navarra", ha apuntado el teniente.


Durante esta fase de la investigación, se descubrió la existencia de un presunto entramado criminal de proveedores y productores que distribuían la picadura de hoja de tabaco por varias provincias de Castilla-La Mancha y Extremadura. Asimismo, se pudo constatar que la fuente principal de suministro de los contrabandistas se encontraba en la provincia de Ciudad Real, donde un individuo, residente en la localidad de Socuéllamos, presuntamente obtenía la hoja de tabaco de manera irregular a través de productores de Cáceres dedicados al cultivo de tabaco y de una empresa productora en Italia.


Los investigadores determinaron el modo de actuación de todos los implicados, concluyendo que para obtener la hoja de tabaco presuntamente se desplazaban en furgonetas de alquiler desde Socuéllamos a Cáceres, aunque también en algunas ocasiones habían ido a Italia.


Una vez obtenida la hoja de tabaco por los distribuidores navarros, presuntamente se procedía a su ocultación en varios trasteros y pisos. Posteriormente, transformaban la hoja de tabaco en picadura mediante máquinas picadoras con el objetivo de incrementar el valor del tabaco en el mercado negro.


La organización contrabandista fabricaba sus propias labores de tabaco y las vendía a los consumidores finales anunciándose a través de internet y distribuyéndolos a través de empresas de mensajería. Para ello, se publicitaban con distintos nombres y teléfonos, generalmente en portales gratuitos de anuncios de ventas entre particulares, con el objeto de aparentar no ser una organización.


Los potenciales clientes contactaban por mensajes de teléfono móvil y recibían sus pedidos contra reembolso a través de empresas de paquetería, a un precio muy inferior al de las clases similares en expendedurías autorizadas. Se han llegado a detectar 3.000 envíos realizados por la organización con destino a todas las provincias de España. Para ello, empleaba nombres falsos con el fin de eludir la acción policial.

tiempo.es