Cómo las minas de carbón inundadas pueden calentar hogares

Aunque estaba por delante del juego en Europa, no fue el primero en aprovechar este tipo de tecnología. En 1989, una empresa de envasado en Springhill, Nueva Escocia, comenzó a intentar extraer calor de una red de minas de carbón cercanas que habían estado inactivas durante décadas. La compañía, ahora propiedad de Mauser Packaging Solutions, ha estado mejorando el proceso desde entonces y ahora cuenta con un sistema de control de clima circulante que es 100% renovable durante 12 meses al año.

“En el invierno, tomamos agua caliente y la usamos como fuente de calefacción, y en el verano, todos tenemos el aire acondicionado encendido”, dice el gerente de la planta, David MacDonald, quien estaba presente cuando el primer pozo se hundió más de 30 hace años que.

Orgullosos del enfoque pionero de su ciudad para calentar agua para minas, docenas de pequeñas empresas de Springhill han conectado sus suministros geotérmicos, con funcionarios locales ansiosos por atraer nuevas inversiones con la promesa de abundante energía verde.

En la región montañosa de Asturias, en el norte de España, se puede contar una historia similar. Después de años de declive, el último agujero que quedaba en el área se cerró en 2018, asaltando a la comunidad local que ha dependido del carbón durante generaciones. Con el advenimiento de la tecnología de calentamiento de agua en las minas, existe la esperanza de un renacimiento industrial.

“La energía geotérmica ha dado una segunda vida a nuestras minas de carbón”, dice María Bellarmina Díaz Aguado, directora de energía de Asturias. “Estamos desarrollando un modelo de negocio completamente nuevo, relacionado con el bombeo de agua y toda la experiencia técnica que implica”.

READ  Los 50 bancos más grandes de Europa por activos, 2021

Además de cientos de propiedades residenciales, las minas inundadas del área proporcionan calefacción para un hospital, una universidad, una escuela secundaria y varios otros edificios públicos y privados. Hunosa, la compañía detrás del esquema, garantiza precios de energía más bajos que las alternativas a los combustibles fósiles y solo usa electricidad generada de manera sostenible en el proceso de bombeo. Al hacer esto, se evitan varios miles de toneladas de emisiones de carbono cada año, dice Díaz-Aguado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *