Contaminación en España: Millones de pellets de plástico llegan a la costa

Comenta la foto,

La región de Galicia ha sido la más afectada hasta el momento, pero los perdigones también se extendieron a Asturias

Las comunidades a lo largo de la costa del norte de España temen un desastre ambiental, cuando millones de diminutas bolitas de plástico lleguen a la costa después de caer de un barco.

Se cree que más de 1.000 sacos de pellets, conocidos como pellets, cayeron desde Toconau, operado por la compañía danesa Maersk, el 8 de diciembre.

Cientos de voluntarios están trabajando para limpiar el derrame en la región noroeste de Galicia.

El aviso también se emitió en la costa de Asturias, al este.

Se cree que hasta seis contenedores cayeron desde Toconao, de bandera liberiana, a unos 80 kilómetros (50 millas) al oeste de Viana do Castelo, en el norte de Portugal. De ellos, uno contenía al menos 26.000 kg de pellets, mientras que los otros transportaban mercancías como películas de plástico, neumáticos y salsa de tomate.

Decenas de comunidades costeras han experimentado una «marea blanca» de perdigones que han llegado gradualmente a la costa desde el 13 de diciembre.

Las zonas más afectadas se encuentran alrededor de la localidad costera gallega de Noya, y los pescadores más al sur, en Vigo, están buscando bolsas de pellets flotando en el Océano Atlántico, aunque las fuertes olas recientes han dificultado esa tarea.

La fiscalía ha abierto una investigación y se teme que el vertido se extienda pronto hacia el este, a lo largo de la costa norte, hacia el País Vasco.

El portavoz de Maersk, Rainer Horn, dijo en un comunicado que los propietarios del barco lamentan el incidente y participarán en los esfuerzos de limpieza.

Las pequeñas bolas de plástico, utilizadas en la fabricación de productos generales como botellas de plástico, tienen menos de 5 mm de ancho, lo que las hace extremadamente difíciles de limpiar. Los voluntarios peinaron la arena y tamizaron el agua para encontrar las bolitas de plástico.

El gobierno regional de Galicia ha acusado al gobierno nacional liderado por los socialistas de España de no informar a las autoridades locales durante dos semanas y de no activar un plan de contaminación marina. El gobierno nacional insiste en que mantuvo informadas a las autoridades costeras.

Para las comunidades locales, la crisis del plástico emergente recuerda el peor desastre ambiental ocurrido en España en 2002, cuando el petrolero Prestige explotó frente a la costa gallega, derramando más de 60.000 toneladas de fueloil pesado a lo largo de la costa de la región.

Las autoridades dicen que los gránulos de PET no son tóxicos. Sin embargo, existe la preocupación de que la magnitud de la contaminación pueda poner en peligro la vida silvestre y el medio ambiente y representar un riesgo para la industria pesquera de la zona.

El grupo Ecologistas en Acción dijo que presentaría una denuncia contra la compañía naviera danesa.

Estos gránulos pueden ser ingeridos por los animales y contribuir así a la contaminación plástica en la cadena alimentaria, incluidos los humanos.

El PET no es biodegradable y los gránulos que no se limpien permanecerán en el medio ambiente durante siglos.

Cada año se fabrican unos 300 millones de toneladas de pellets. Se cree que unas 230.000 toneladas acabarán en los océanos.

En 2017, se estima que 2.250 millones de pilotes se derramaron desde un barco atracado en Durban, Sudáfrica.

Tres años más tarde, 10 toneladas de pellets cayeron al mar frente a las costas de Alemania cuando un contenedor a bordo del barco MV Trans Carrier resultó dañado por una tormenta.

Los perdigones del vertido de Sudáfrica acabaron en lugares tan lejanos como Australia Occidental, a 8.000 kilómetros de distancia.

Comenta la foto,

Cientos de voluntarios peinaron las playas de Galicia en busca de pequeños perdigones

READ  La lava del volcán español de la Palma obliga a evacuar a 800 personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *