El ministro de la Seguridad Social presenta un autobús que recorrerá España en busca de beneficiarios del vital Ingreso Mínimo mientras los sindicatos le acusan de ‘incompetencia’

El Seguro Social sigue en pie de guerra. Tras numerosas amenazas, CSIF, UGT y CCOO han anunciado hoy movimientos para noviembre entre los trabajadores de la Seguridad Social, en protesta por el «fracaso e incompetencia en la gestión» del actual ministro, José Luis Escrivá. Y no pudo redirigir el declive gradual de la administración, según los sindicatos en un comunicado conjunto.

“Hay menos personal. No se gestiona con eficacia o eficiencia. Esto se traduce en un creciente desprestigio y repudio social por parte de la ciudadanía, dando lugar a un servicio público donde los trabajadores quedan a merced de la incompetencia de los responsables del sistema”, señala el comunicado.
Las medidas incluyen «mítines, manifestaciones, ruedas de prensa, sensibilización de grupos parlamentarios y asambleas ciudadanas, paros parciales y, finalmente, paros intermitentes y paros generales si es necesario», advierten en una carta enviada al ministro Escrivá. Presentó ayer en el Ministerio el «autobús del ingreso mínimo vital» que iniciará hoy martes su recorrido por 40 municipios españoles en la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid), para llegar al «mayor número posible» de familias, explicando los requisitos para acceder al IMV (renta mínima familiar)… Pero cuando las cámaras de televisión preguntan a los posibles beneficiarios, dejan claro que es «imposible conseguir una cita en la Seguridad Social».

El proyecto del autobús es el resultado de un estudio realizado por el ministerio para revelar a quiénes aún no ha llegado el ministerio. Escrivá ha señalado que enviaron «miles de SMS» a potenciales destinatarios que, aunque cumplían los requisitos, no habían solicitado la prestación, encontrando que «uno de cada cuatro aún no sabía nada del IMV».

READ  Trump habla a través de un enlace de video en un mitin global de extrema derecha en España

Desde su lanzamiento en junio de 2020, la evaluación del gasto familiar ha llegado a unas 510 mil familias y cerca de 1,5 millones de personas, 600.000 de las cuales son menores de edad. La ministra de Integración espera que el beneficio supere las 650.000 familias al final de la legislatura. Cuando el gobierno liberó la subvención, la administración de Escrivá estimó que el IMV llegaría a 850.000 familias. Sin embargo, en más de dos años de implementación, este número aún no se ha alcanzado.

Así, mientras los sindicatos lo acusan de ineficacia y los usuarios se quejan del hundimiento de las SS, este martes el coche iniciará su recorrido en la parroquia de San Francisco de Assis, en Alcalá de Henares (Madrid), para luego recorrer el resto de la Comunidad de Madrid y hasta 40 municipios de toda España. El autobús hará una pausa en Navidad para luego reanudar su viaje y seguirá circulando hasta marzo de 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.