Estudio encuentra nuevo e importante componente celular del sentido del olfato: The Tribune India

Y yo

Estocolmo, 8 de enero

En las neuronas que usa nuestra nariz para detectar el olor, científicos de la Universidad de Umeå en Suecia han encontrado un componente celular no identificado previamente llamado orgánulo. Este hallazgo puede estimular más estudios sobre los síntomas de percepción de malos olores de COVID-19.

Staffan Boehm dijo: «El requisito previo para encontrar una cura para la anosmia es que primero entendamos cómo funciona el sentido del olfato». Profesor, Departamento de Biología Molecular, Universidad de Umeå.

El llamado orgánulo que descubrieron los investigadores es uno que nunca antes se había visto dentro de las neuronas. Transducosoma polivesicular es el nombre que los investigadores han dado al orgánulo recién descubierto. La característica instalación de microscopios de la Universidad de Umeå fue importante en el descubrimiento.

Lo que los investigadores descubrieron fue un llamado orgánulo dentro de las neuronas, que no se había observado antes. Los investigadores llamaron al orgánulo polimorfosoma transducosoma. Este descubrimiento fue posible gracias a la infraestructura de microscopía única de la Universidad de Umeå.

Los orgánulos son «estaciones de trabajo» distintas dentro de las células que se pueden comparar con diferentes órganos del cuerpo, es decir, diferentes orgánulos tienen diferentes funciones en la célula. La mayoría de los orgánulos son comunes a diferentes tipos de células, pero también hay orgánulos con funciones específicas que solo ocurren en ciertos tipos de células. Las neuronas olfatorias tienen crecimientos largos, es decir, cilios, que sobresalen en la cavidad nasal y contienen proteínas que se unen a sustancias olorosas, estimulando así los impulsos nerviosos al cerebro. La conversión del olor en impulsos nerviosos se llama transducción y el orgánulo recién descubierto contiene solo proteínas de transducción.

READ  Se ha confirmado el ébola en Mbandaka, provincia de Equateur, República Democrática del Congo

La función del transductosoma es almacenar y mantener las proteínas de alerta separadas entre sí hasta que se necesiten. En la estimulación olfativa, la membrana externa del orgánulo se rompe, liberando proteínas de transducción para que puedan llegar a los cilios de las neuronas y se percibe el olor.

Los investigadores también descubrieron que el transductosoma transporta una proteína llamada Retinitis pigmentosa 2, RP2, que también se sabe que regula la transducción en las células fotorreceptoras del ojo. Si el gen RP2 está mutado, puede causar un tipo diferente de enfermedad de retinosis pigmentaria que daña las células sensibles a la luz en el ojo.

La pregunta para futuras investigaciones es si el transductor de vórtice tiene un papel en la visión y si está ubicado en las neuronas del cerebro que son activadas por los neurotransmisores en lugar de la luz y el olfato. Si es así, el descubrimiento puede ser aún más significativo», dijo Staffan Boom.

La partícula genética fue descubierta cuando el investigador Devendra Kumar Maurya utilizó una nueva técnica llamada microscopía correlativa. Esta técnica combina la microscopía electrónica y la microscopía confocal para que las estructuras internas de la célula y la ubicación de diferentes proteínas se puedan visualizar simultáneamente. Crucial para este descubrimiento fue el desarrollo del método Devendra, que permitió utilizar la técnica para analizar neuronas intactas en secciones de tejido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.