Finalmente, Nikki Haley tiene su enfrentamiento uno a uno con Donald Trump en New Hampshire.

  • Escrito por Anthony Zurcher
  • Corresponsal norteamericano en New Hampshire

Fuente de imagen, imágenes falsas

Con Ron DeSantis suspendiendo su campaña presidencial el domingo, Nikki Haley está teniendo la confrontación directa con Donald Trump que anhelaba.

“En un momento de esta campaña, éramos 14 postulándonos”, dice en un correo electrónico de recaudación de fondos, enviado poco después de que se conociera la noticia de DeSantis.

«¡Pero hoy es oficialmente una carrera de dos hombres entre Donald Trump y yo!»

Sin embargo, el enfrentamiento entre Haley y Trump en la contienda estatal para elegir un candidato presidencial republicano puede no terminar como ella esperaba. La forma en que los 14 se han reducido recientemente ha beneficiado principalmente al ex presidente.

Primero, DeSantis superó a Haley en el segundo lugar en las asambleas electorales de Iowa, privándola de cualquier impulso significativo antes de New Hampshire, que vota el martes.

El día después de la gran victoria de Trump en Iowa, otro contendiente presidencial, Vivek Ramaswamy, abandonó la carrera y respaldó a Trump, dándole una ronda extra de titulares.

Y ahora DeSantis también está fuera de escena. Al igual que Ramaswamy, apoyó a Trump, aunque con un poco menos de entusiasmo. El gobernador de Florida reservó la mayor parte de su pasión para Haley, pero no en el buen sentido.

La campaña de DeSantis tardó seis días en atravesar las etapas de dolor político y alcanzar la aceptación. Pero su decisión de dar marcha atrás cuando lo hizo, y la forma en que lo hizo, puede haber ayudado a asegurar la victoria de Trump.

explicación en vídeo,

Ver: El accidentado viaje de Ron DeSantis a la Casa Blanca

La mayoría de las encuestas de opinión pública indican que una clara mayoría de los votantes que apoyan a DeSantis ven a Trump como la siguiente mejor opción, lo que sugiere que su retirada sería, en última instancia, una bendición para el expresidente.

Encuesta realizada por CNN y la Universidad de New Hampshire Fue lanzado más temprano el domingo.Por ejemplo, encontró que el 62% de los que apoyaron al Sr. DeSantis en el estado eligieron a Trump como su segunda opción, mientras que sólo el 30% eligió a la Sra. Haley.

Esas no son cifras grandes para la ex gobernadora de Carolina del Sur, quien durante meses se ha centrado en New Hampshire como un lugar que cree que le dará a su campaña el impulso necesario para desafiar seriamente a Trump.

Más sobre las elecciones estadounidenses

En teoría, su estrategia era acertada. Las primarias republicanas del estado están abiertas a votantes independientes, así como a miembros del partido, lo que permite que los moderados a quienes no les guste el populismo conservador de Trump tengan voz. El estado también tiene más graduados universitarios en su población, un 37%, uno de los datos demográficos más fuertes para la Sra. Healey.

Ha visto dispararse su apoyo en el estado en los últimos meses, convirtiéndose en la clara alternativa a quienes no favorecen al expresidente. No hay duda de que aportó habilidades interpersonales de las que carecía DeSantis, y también eligió un camino diferente al del exgobernador de Florida, que se posicionó a la derecha de Trump.

En términos de política y tono, su campaña ha sido descrita como un regreso a la era del Partido Republicano anterior a Trump. Hay más compromiso en su mensaje y en gran medida se ha alejado de la política del agravio y las teorías de la conspiración. Apoya la continuación de la financiación estadounidense de la guerra en Ucrania.

Fuente de imagen, imágenes falsas

Comenta la foto,

Trump es el favorito para ganar en New Hampshire

Pero no desempeñar el papel de Trump y presentar un mensaje más moderado puede no ser suficiente.

Si no logra vencerlo en New Hampshire, es difícil ver dónde podría prevalecer, incluso en su estado natal de Carolina del Sur, donde el ex presidente es enormemente popular y cuenta con el apoyo de casi todos los demás funcionarios republicanos del estado.

El lamento entre los republicanos anti-Trump ha sido durante mucho tiempo que una mayoría en el partido no quiere verlo nuevamente como nominado, pero el campo en su contra estaba simplemente demasiado dividido. El argumento fue que si pudieran unirse detrás de un solo candidato, la victoria estaría a su alcance.

Y el martes en New Hampshire esa teoría finalmente será puesta a prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *