Tras las elecciones catalanas, el futuro de la región es tan borroso como siempre

MADRID – Las elecciones del mes pasado en Cataluña pusieron de relieve las profundas y prolongadas divisiones en la región sobre si se debe buscar la independencia del resto de España. Sin embargo, es posible que el Partido Socialista del primer ministro español Pedro Sánchez haya ganado la mayor cantidad de votos Los partidos separatistas juntos ganaron la mayor cantidad de escaños En el parlamento regional y están dispuestos a formar gobierno. Sin embargo, Registro de baja participación de votantes Poco más del 53 por ciento plantea dudas sobre cuánto mandato tendrá el nuevo gobierno catalán.

La discordia entre separatistas y sindicalistas ha dominado la política catalana y española durante una década, y las elecciones regionales del 14 de febrero mantuvieron el tema en primer plano a pesar del reciente aumento de casos de COVID-19, los lentos esfuerzos de vacunación y una economía paralizante. . Los dos partidos con mejores resultados, los socialistas y el pro secesionista Partido Republicano de Izquierda en Cataluña, piden ahora un diálogo sobre la cuestión del estatuto de Cataluña, pero lo cierto es que las elecciones no han cambiado mucho. En todo caso, ha dado más incertidumbre a la disputa sobre el futuro de esta región económicamente vibrante del noreste de España.

Las tensiones por el tema se han mantenido altas desde 2017, cuando el gobierno regional celebró un referéndum sobre la independencia que el Tribunal Supremo de España consideró ilegal. Cuando el Parlamento catalán declaró formalmente la independencia, el gobierno central español impuso el gobierno directo desde Madrid y el presidente de la región en ese momento, Carles Puigdemont, huyó a Bélgica. Nueve líderes separatistas fueron finalmente juzgados y encarcelados por sedición y malversación de fondos públicos.

En las elecciones del mes pasado, los socialistas fueron el único partido sindical con una buena parte de los votos: una pluralidad del 23 por ciento, lo que les proporcionó 33 de los 135 escaños del Parlamento catalán. Esta fue una mejora significativa con respecto a los 17 escaños que obtuvieron en las elecciones regionales que también se celebraron en 2017, después del referéndum de independencia. Parte del mérito de esto es de Salvador Ella, el rostro popular de la batalla de España contra la pandemia del coronavirus, quien dejó su cargo de ministro de Sanidad para liderar al Partido Socialista en estas elecciones. Un ciudadano catalán con experiencia en el gobierno tanto a nivel regional como nacional, el comportamiento serio de Ella al usar gafas lo ha hecho querido para muchos españoles a pesar de la respuesta generalmente inestable del gobierno de Sánchez a la pandemia. Al final, sin embargo, el “efecto Illa” resultó insuficiente para arrebatar el gobierno catalán a los partidos independentistas.

READ  Fuerte crecimiento continuo en España | Explotar, explotar

De hecho, las esperanzas de los socialistas de gobernar Cataluña se vieron frustradas días antes de las elecciones, cuando los partidos separatistas firmaron un acuerdo en el que se comprometían a no formar gobierno con los socialistas. Esto coloca al ERC y a su líder, Perry Aragones, quien se desempeña como presidente en funciones de Cataluña desde septiembre, en el asiento del conductor. A pesar de ganar un porcentaje de votos ligeramente inferior al de los socialistas, el ERC también tenía 33 escaños. Inmediatamente detrás de él estaba su actual socio gobernante, el partido separatista de línea dura Juntos por Cataluña, conocido como JxCat, con el 20 por ciento de los votos y 32 escaños.

Junto con otro partido pro-secesión más pequeño, tienen más de 68 escaños necesarios para gobernar, pero el ERC también promete incluir En Comu Podem, de tendencia izquierdista, o In Common We Can. Esto ayudará a lograr los objetivos de ERC de traer una visión de izquierda más fuerte a la coalición, pero proporcionará algunas maniobras complejas dadas las inclinaciones asociativas de En Comu Podem y su afiliación con el partido de izquierda Podemos, que constituye la otra mitad del creciente gobierno de Sánchez. contundente coalición gubernamental.

La verdad es que las elecciones regionales del mes pasado cambiaron poco. En todo caso, ha dado más incertidumbre a la disputa por el futuro de Cataluña.

Pero las verdaderas dificultades residen en JxCat, que tiene un historial de movimientos provocativos. Su exlíder, Kim Tora, se vio obligado a renunciar a su cargo de presidente de Cataluña el año pasado cuando un tribunal español emitió un fallo. Impedirle ocupar un cargo público. Toura es el tercer líder catalán consecutivo que se enfrenta a tal sentencia, y fue condenado por los tribunales por rechazar una solicitud de la Comisión Electoral española de retirar cintas y pancartas de apoyo al movimiento separatista durante una de las elecciones generales celebradas en España en 2019. También es conocido por el lenguaje despectivo que usaba para describir el resto de España. a Cadena de tweets infame en 2011Afirmó que Cataluña había sido “ocupada” por España desde 1714 y que “los españoles sólo saben saquear”.

READ  Reliance Retail vendió 18 ovillos de unidades en el año de COVID-19, suficientes para usar ropa del Reino Unido, Alemania y España a la vez.

El ERC demostró ser mucho menos agresivo que JxCat y brindó un gran apoyo al gobierno de Sánchez. En enero de 2020, 13 parlamentarios de la Comisión de Equidad y Reconciliación de Madrid se abstuvieron de votar sobre la aprobación de la formación de un nuevo gobierno de coalición encabezado por Sánchez con Podemos, permitiendo que se aprobara la votación. La Media Luna Roja Egipcia también jugó un papel importante en la aprobación de su presupuesto. A cambio de su apoyo, Sánchez se comprometió con un proceso de diálogo sobre el estado de Cataluña, así como la reforma judicial, otra de las prioridades clave de ERC. Pero esta situación adaptativa podría generar tensiones con JxCat.

El creciente apoyo a este “partido abstemio”, como se llama a la Comisión de Equidad y Reconciliación en los medios españoles, provino desproporcionadamente del colapso de dos partidos de centro derecha. Uno de ellos, Ciudadanos o Ciudadanos, sufrió una devastadora pérdida de 30 escaños a pesar de su profundo arraigo en Cataluña, ocupando solo seis escaños parlamentarios como algunos. Según se informa, el 50 por ciento de sus votantes se quedó en casa. Mientras tanto, el Partido Popular, que goza de una importante presencia nacional, perdió uno de sus cuatro escaños. Y el 29 por ciento de sus votantes se abstuvo.

Con este colapso del centro, hubo una explosión de apoyo al Partido Fox de extrema derecha, que obtuvo el apoyo del 25 por ciento de los votantes del Partido Popular. Como resultado, Vox entró por primera vez en el Parlament de Catalunya, con 11 escaños. A raíz de la votación, algunos líderes del PP expresaron su preocupación de que una pérdida tan grande radicalizaría a su partido, ya que busca recuperar votantes de Vox. Hasta el momento, estos temores aún no se han cumplido, ya que el Partido Popular sigue adelante con sus planes para absorber a Ciudadanus.

READ  España es el destino turístico preferido de Europa con el 46,4% del total de reservas de vuelos para el verano

La gran pregunta que ahora pende en Cataluña es qué esperar del nuevo gobierno separatista que se espera que tome forma. Además de las profundas divisiones entre los partidos separatistas, la baja participación electoral desde las elecciones del mes pasado dificultará que el nuevo gobierno exija un mandato decisivo. Incluso mientras vitoreaban su victoria, la verdad es que solo el 27 por ciento de los votantes votaron por los partidos independentistas. Es posible que puedan formar un gobierno, pero lo harán después de obtener 626.000 votos menos que en 2017.

Si bien podría ser fácil suponer que la baja votación se debió al COVID-19, el veterano periodista Carles Castro de La Vanguardia, un periódico catalán, ha indicado que debe leerse como un signo de agotamiento entre los catalanes. Región, Castro escribió después de las elecciones, “Partida en dos durante casi una década, y enfrentó un dilema dramático, falso e irresoluble de carácter existencial: seguir o no ser parte de España, y por tanto de Europa también”. Los partidos separatistas deberán lidiar con esta realidad en su búsqueda por formar una coalición de trabajo.

Alana Mosseri es analista de relaciones internacionales, escritora y profesora de la Universidad Europea de Madrid y del IE School of Global and Public Affairs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *