Corea del Sur mantiene límites de multitudes porque Omicron provoca 25 veces más




Kim Tong Hyung, Prensa Asociada

Publicado el jueves 17 de febrero de 2022 a las 22:15 EST



Última actualización jueves, 17 de febrero de 2022, 22:15 EST

SEÚL, Corea del Sur (AP) — Corea del Sur extenderá el horario de comidas en los restaurantes, pero mantendrá un máximo de seis personas en reuniones sociales privadas mientras lidia con la ola masiva de coronavirus liderada por una variante omicron altamente contagiosa.

Los 109.831 casos nuevos informados el viernes fueron otro récord y casi 25 veces más que los niveles observados a mediados de enero, cuando Omicron se convirtió en la cepa dominante en el país. Contar más de 516.000 infecciones solo en los últimos siete días ha elevado el número de casos en Corea del Sur a más de 1,75 millones.

Largas colas se acumularon alrededor de las oficinas de salud pública y las estaciones de prueba en la capital densamente poblada de Seúl, mientras los trabajadores de la salud en trajes de materiales peligrosos entregaban kits de prueba rápida de antígenos y recolectaban muestras de garganta y nariz de los ancianos y otros grupos en riesgo.

También existe la preocupación de que la campaña para las elecciones presidenciales del 9 de marzo pueda exacerbar la transmisión. Miles de simpatizantes se reunieron en una manifestación en la ciudad de Suncheon, en el suroeste del país, organizada por el candidato del partido gobernante, Lee Jae-myung, aplaudiendo, gritando y cantando su nombre. El oponente conservador de Lee, Yoon Seok Yeol, también atrajo a grandes multitudes durante un mitin en la ciudad de Sanju, en el sureste del país.

READ  Trudeau promete apoyo a Ucrania, mamá en apoyo para el próximo paso en la membresía de la OTAN

Omicron parece hasta ahora menos probable que cause una enfermedad grave o la muerte que la variante Delta, que golpeó duramente al país en diciembre y enero. Pero los casos están aumentando a un ritmo más rápido y parecen estar poniendo al país al borde de un posible aumento en las hospitalizaciones.

El primer ministro Kim Bo-kyeom, el segundo funcionario de Seúl después del presidente Moon Jae-in, reconoció la frustración de la gente con las restricciones extendidas del virus y el impacto en las empresas del sector de servicios, pero dijo que los funcionarios no pudieron aliviar significativamente el distanciamiento social cuando ocurrieron hospitalizaciones y muertes. Empecé a escabullirme.

Las autoridades ya han extendido los toques de queda en restaurantes y otros negocios de 9:00 p. m. a 10:00 p. m., pero las reuniones sociales privadas de siete o más personas permanecerán prohibidas hasta al menos el 13 de marzo.

Se seguirá solicitando a las personas que muestren su estado de vacunación a través de aplicaciones de teléfonos inteligentes o documentos para ingresar a lugares concurridos como restaurantes, cafeterías, gimnasios y lugares de karaoke.

«Los expertos esperan que (el brote de omicron) alcance su punto máximo entre fines de febrero y marzo», dijo Kim durante una reunión sobre estrategias antivirus. «Cuando lleguemos a un punto en el que podamos confirmar que (el brote) ha alcanzado su punto máximo y ha estado en declive, comenzaremos a aliviar las medidas de distanciamiento social como otros países para que las personas puedan volver a sus preciosas vidas normales».

El Ministerio de Salud dijo que alrededor del 30% de las unidades de cuidados intensivos designadas para tratar el COVID-19 están actualmente ocupadas. El ministerio dijo que 385 pacientes con el virus se encuentran en estado grave o crítico, más de 100 hace una semana, pero aún por debajo de los niveles de alrededor de 1.000 observados a fines de diciembre durante el brote de Delta.

READ  Japón sopesa semiemergencia para Tokio y sus alrededores - Editorial

Si bien omicron infecta fácilmente a quienes han sido vacunados o han tenido previamente el virus COVID-19, los expertos dicen que la vacunación y las vacunas de refuerzo aún brindan una poderosa protección contra enfermedades graves y la muerte.

Más del 86 % de los surcoreanos han recibido todas las vacunas y el 58 % han recibido inyecciones de refuerzo. Los funcionarios de salud han comenzado a proporcionar las vacunas por vía intravenosa en hogares de ancianos y otros entornos de atención a largo plazo que lo solicitan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.