El CEO de Orange pone su destino en manos de la junta directiva tras su condena

PARÍS (Reuters) – El presidente ejecutivo de Orange, Stephane Richard, dijo el miércoles que el directorio de la empresa de telecomunicaciones más grande de Francia debía decidir si se quedaba después de que un tribunal de apelaciones de París lo declarara culpable de complicidad en el uso indebido de fondos públicos.

Richard dijo en un comunicado que apelaría un fallo judicial que le otorgó una sentencia de prisión de un año suspendida, y agregó que era «extremadamente injusto».

«Dejo mi mandato en manos de la junta directiva de Orange», dijo Richard, quien fue absuelto en un primer juicio.

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a reuters.com

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha dicho en repetidas ocasiones que la posición del gobierno es que los jefes de empresas estatales deben dimitir si son condenados por un delito. Un comunicado del Ministerio de Hacienda se refirió al fallo y dijo que se presta mucha atención al buen funcionamiento de la empresa.

Un portavoz de la compañía dijo que Orange (ORAN.PA) está programado para celebrar la reunión de su junta directiva a las 1700 GMT. Dos fuentes cercanas al asunto dijeron que sería difícil para Richard, quien ha negado haber actuado mal, mantener su trabajo.

Richard, quien también recibió una multa de 50.000 euros pero fue absuelto del cargo de fraude de conspiración, se negó a comentar cuando los reporteros le preguntaron si renunciaría como CEO después del fallo. Salió apresuradamente de la corte, acompañado por la jefa de comunicaciones de Orange, Beatrice Mandin.

READ  Shell nombra a Sawan como director de gas y energías renovables

El ex funcionario ya había dicho a los medios franceses que no buscaría permanecer en el puesto de CEO al final de su tercer mandato de cuatro años en mayo de 2022, pero estaba dispuesto a seguir como presidente.

El caso se relaciona con el pago de 400 millones de euros (450 millones de dólares) por parte del estado francés al fallecido Bernard Tapie en 2008.

En ese momento, Richard era jefe de gabinete de la entonces ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, quien ahora es directora del Banco Central Europeo. Lagarde, quien también ha negado haber cometido irregularidades, fue declarado culpable de negligencia en el caso en diciembre de 2016.

La jueza Sophie Kleiman dijo que Richard «cometió actos peligrosos al servir los intereses de Bernard Tapie a expensas de los intereses del estado».

A Richard se le atribuye la mejora de las relaciones entre los empleados y ejecutivos de Orange y el impulso de sus resultados financieros después de la llegada de la marca de bajo costo Iliad en 2012, que desató una guerra de larga duración en el negocio móvil.

Bajo su liderazgo, Orange expandió sus actividades de telecomunicaciones en el extranjero en África y lanzó un nuevo servicio de banca en línea. También ha realizado importantes inversiones en sus redes, especialmente en redes de fibra de banda ancha en Francia y España.

Sin embargo, el precio de las acciones de Orange no mejoró durante el mandato de Richard. Sus acciones, que se cotizaban a alrededor de 11 euros cuando se convirtió por primera vez en consejero delegado, estaban ligeramente por debajo del radar después del fallo judicial y se situaban en poco menos de 10 euros.

(Reportaje de Matthew Rosemin) Escrito por Sylvia Aloisi; Edición de Alexander Smith

Nuestro criterio: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *