El equipo de la U of W documentó la búsqueda de vida en el Planeta Rojo.

Stephanie Connell no surgió de su sueño de la infancia de convertirse en astronauta.

Si bien a la joven de 29 años todavía le queda un largo camino por recorrer antes de aventurarse en el espacio exterior, se acercó un paso más la semana pasada, cuando el rover persistente aterrizó en la superficie de Marte.

“Lo estaba viendo desde mi sala de estar, en mi computadora portátil… sudando”, recuerda el jueves momentos antes del lanzamiento de un exitoso paracaídas de una nave espacial.

Connell, estudiante de cuarto año de ciencias ambientales, es parte del equipo de la Universidad de Winnipeg en el Centro de Exploración Planetaria y de la Tierra que participa en la reciente sonda de la NASA.

Ella dijo: “Si le dijera a Stephen, de ocho años, que haría esto, sería feliz”.

Dirigido por el director del centro, Ed Klotis, el equipo de Winnipeg está trabajando con científicos internacionales que escanean la geología de la superficie del planeta rojo en busca de signos de vida para registrar los resultados durante la expedición.

El aterrizaje de la semana pasada tomó ocho años para Cloutis, que ha estado apoyando el desarrollo de cámaras móviles desde 2013.

Reclutó estudiantes para participar en su último proyecto en el verano, momento en el que Connell y Natalie Turin comenzaron a entrenarse en exploración de Marte con expertos en la sombra en operaciones previas a la misión.

“Esta es una tarea de muy alto perfil y estoy orgulloso del hecho de que podemos contribuir”, dijo Clotis, profesor de geografía en la WW University.

READ  Rusia lanza una unidad de laboratorio para la Estación Espacial Internacional

A lo largo de una cuarta parte de su trabajo en exploración planetaria, Cloutis formó parte de cinco misiones, incluida Curiosity, en la que una nave aterrizó en Marte en 2012.

Se dedicó a la perseverancia después de que los científicos de la NASA le preguntaran sobre su interés en el proyecto, dadas las instalaciones únicas y la experiencia de la U de W para apoyar misiones a Marte.

El Centro de Exploración Planetaria y de la Tierra alberga una cámara que puede simular la superficie de Marte, en términos de presión atmosférica, temperatura y atmósfera rica en dióxido de carbono.

Antes de lanzar Perseverance, el equipo de Cloutis usó un dispositivo del tamaño de un lavavajillas para probar los objetivos de calibración, equipo que se instaló en el rover para ayudar a las cámaras a recopilar imágenes y datos científicos, para garantizar que las imágenes capturadas en Marte fueran en color real.

Clotis dijo que dos muestras de rocas de la colección de Winnipeg Lab también se instalaron en el rover como parte de la parte de calibración del instrumento SuperCam.

Ahora que la persistencia ha aterrizado, el equipo apoya la búsqueda de signos de vida participando en Rover Shifts.

Turín, quien se graduó recientemente de la Universidad de Washington y quiere realizar una tesis relacionada con la ciencia planetaria, tuvo su segundo turno según lo documentado el lunes por la noche, cuando era de día en Marte.

El joven de 25 años notó una vista panorámica de las cámaras del rover y tomó notas sobre lo que el equipo de apoyo científico de la misión aprendió de las fotos.

READ  Los casos de coronavirus en Quebec han aumentado en 1.282 sin muertes en las últimas 24 horas

cargando…

cargando…cargando…cargando…cargando…cargando…

“Es increíble ver las fotografías”, dijo. “Se siente maravilloso estar asombrado”.

Cuando se le preguntó si sospechaba de organismos vivos en Marte, Klotis dijo que su respuesta a la pregunta cambia a diario. “Pero si encontráramos signos de vida en Marte, serían signos de vida germinal en el pasado”.

La NASA planea explorar el lugar de aterrizaje de la sonda en la región del cráter Jezero durante al menos un año en Marte, lo que equivale a dos años en la Tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *