España se aleja de la derecha por ahora (¿pero a qué precio?) – Artículo de opinión – Eurasia Review

Por Helder Ferreira do Vale

El 17 de noviembre, Pedro Sánchez se convirtió por tercera vez en presidente del Gobierno de España. Contra todo pronóstico, el primer ministro de facto formó un gobierno minoritario con el apoyo de siete partidos que representan una amplia gama de ideologías. Aunque el partido de Sánchez, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), quedó segundo en las elecciones de junio con 122 representantes (31,7% de los votos), consiguió apoyo parlamentario para que se convirtiera en primer ministro. Sánchez, que ha estado en el poder desde 2017, obtuvo 179 votos de los 350 miembros del parlamento elegidos en una elección anticipada el 23 de junio.

El conservador Partido Popular (PP) obtuvo el mayor número de escaños en el Parlamento, con 136 representantes (33,05% de los votos). Para alcanzar la cifra mágica de 176 escaños, tendría que trabajar con el ultraderechista Vox, que obtuvo 33 escaños. Esta es la primera vez que un partido de extrema derecha forma parte de una coalición de gobierno en España. Pero ni siquiera los dos partidos juntos alcanzaron los 176 escaños y el PP no pudo formar gobierno.

Al instalar el nuevo gobierno de Sánchez, España se opone a la tendencia mundial. El declive democrático, particularmente en Europa, ha llevado a la formación de gobiernos de coalición entre conservadores y la extrema derecha en muchos países. Los Países Bajos, donde el Partido de la Libertad, de extrema derecha, obtuvo varios escaños parlamentarios, pronto podrían ser el próximo país en hacer lo mismo.

«» Sánchez habló de la necesidad de crear.la pared“contra la derecha. Se dan ataques preocupantes contra la democracia Brasil y en AmericaSánchez ha reafirmado su compromiso de luchar contra cualquier ataque a la democracia española.

READ  En España se aprueba la ley que reconoce a los animales como 'seres sensibles'

Amnistía para los separatistas catalanes

A diferencia del PP, los socialistas negociaron el apoyo de los parlamentarios separatistas catalanes a cambio de una ley de amnistía. El indulto indulta a los implicados en la independencia ilegal de Cataluña intentos En 2014 y 2017.

El principal apoyo a Sáchez provino de dos partidos separatistas: Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y el conservador Juntos por Cataluña (JxC), cada uno de los cuales le dio siete valiosos votos. El tan ansiado apoyo provino de JxC, que endureció las posiciones separatistas durante el movimiento independentista catalán.

Carlos Puigdemont, presidente de JxC, escapar España no respondió a numerosos procedimientos judiciales derivados del proceso independentista en 2017, cuando era presidente de la región catalana. Una amnistía negociada en Bélgica directamente con Puigdemont, prófugo de la justicia, lo indultó a él y a otras 400 personas por todos sus crímenes.

Se ha hecho un reclamo sobre la amnistía.

Sin embargo, el acuerdo de amnistía tiene una paradoja significativa: en lugar de promover la coexistencia democrática, fomenta una mayor polarización. A pesar de beneficiarse de una amnistía concedida por el gobierno español, Puigdemont insiste en actuar a favor de la independencia de Cataluña. La contradicción, en lugar de silenciar el debate político, desató manifestaciones a gran escala encabezadas por el ultraderechista Vox y el conservador PP.

La reacción de estos partidos a la amnistía fue movilizar su actividad en las calles de las principales ciudades con símbolos y consignas franquistas. En el parlamento, los representantes de estos partidos empezaron a hablar de lo que ya se decía en las calles: que el gobierno de Sánchez era ilegítimo.

READ  Un nuevo sistema de propinas al estilo americano que ha causado polémica en España.

El partido Vox califica los acuerdos que propiciaron la renovación del Gobierno de Sánchez como un Golpe de Estado. La movilización también llegó a Internet. BB inició la campaña con el hashtag #Ayuda a EspañaY por cuenta de X, un concejal del partido recomendado Que Sánchez «merece un tiro en la nuca».

La desinformación sobre la amnistía es la fuerza impulsora detrás de la respuesta radical. Al contrario de lo que podría suponerse, el perdón es Permitido Constitución de España y España ya es una anterior Ley de Amnistía. Además, los acuerdos con los separatistas se utilizaron a menudo para elegir primeros ministros del país.

Las opiniones divergentes de los votantes sobre la amnistía profundizan la división y distancian a España de una solución a su crisis regional. Sólo dentro de Cataluña 20% El PP y el 6% de los votantes de Vox en Cataluña apoyan la ley de amnistía, mientras que el 49% de los votantes socialistas lo hacen.

Hay temores entre los votantes de los partidos separatistas de que Vox, fundado en 2013 con una fuerte base nacionalista y antiseparatista, eventualmente participe en el gobierno español. Por tanto, es natural que los partidos separatistas apoyen un gobierno socialista. En España, los gobiernos liderados por socialistas, incluida la extrema derecha, han reconocido históricamente el concepto de «nación catalana» y están más abiertos a otorgar autonomía a las distintas regiones españolas.

Durante los últimos 45 años España ha estado celebrando la diversidad de sus diferentes regiones. España es una democracia unitaria, pero sus regiones tienen una autonomía significativa. Hoy este modelo regional de diversidad está agotado. Ni las ambiciones separatistas ni el nacionalismo monolítico de la hegemonía española eran compatibles con el sistema existente. Pero, irónicamente, los partidos separatistas de izquierda y derecha están ayudando a España a capear el declive democrático global. Sin embargo, esa resistencia tiene un precio elevado. Sólo el tiempo dirá cuánto costará el acuerdo de Sánchez con los separatistas.

  • Sobre el autor: Helder Ferreira do Vale es profesor visitante en la Universidad Federal de Bahía (UFBA), Brasil. Fue profesor asociado en la Universidad Xi'anJiaotong-Liverpool (XJTLU) en China y en la Universidad Hankuk de Estudios Extranjeros (HUFS) en Corea del Sur. Sus intereses de investigación incluyen el federalismo, la política comparada y la democratización. Su trabajo aparece en varias revistas revisadas por pares. En el pasado, también ocupó cargos académicos en la Universidad de Barcelona, ​​la Universidad de Lisboa, la Universidad de Ciudad del Cabo y el Instituto de Estudios Avanzados Hans-Wissenschaftskolleg (HWK). Además, ha trabajado para el Ministerio de la Presidencia de España y para varios organismos internacionales, entre ellos el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Tiene un doctorado del Instituto Universitario Europeo – EUI (Florencia, Italia), una maestría de la Universidad Johns Hopkins (Washington, DC, EE. UU.) y una licenciatura de la Universidad Internacional Americana de Richmond (Londres, Reino Unido).
  • Fuente: Este artículo ha sido publicado. Por observador justo
READ  Leticia de España aturdida por un candelabro abierto al inaugurar una exposición literaria en Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *