Familia de Nueva Gales del Sur abandona sus planes de vida en España y se decanta por Mandura, WA | Abogado de Forbes

Esta vez, el año pasado, Lauren y Joshua Davidson redujeron toda su casa a unas pocas maletas. La emoción fue alta.

Su casa de Nueva Gales del Sur les había vendido un buen fondo de ahorros, habían donado sus muebles, el resto era algo de ropa y pertenencias personales.

Joshua había conseguido un lucrativo trabajo con su empresa en un puesto de alto nivel y explosivo en España, donde volaron a Europa con un depósito en una hermosa villa española y fundaron escuelas internacionales.

“Nunca viajé, pensé que era una oportunidad maravillosa para apoyar su vida, pero hice algunos viajes globales”, dice Lauren.

“Trazamos un mapa de todo: exponemos a nuestros hijos a la cultura para que puedan aprender un idioma diferente y ver el mundo. Tiene que ser perfecto”.

Estaban listos para comenzar sus carreras en el extranjero en España.

Sin posesiones, sin casa

Pero casi el día de su partida, se conoció la noticia del virus corona. Al igual que en otras partes del mundo, sus planes se revirtieron.

Josh estaba atrapado en Egipto, no podía irse, mientras que Lauren no tenía dónde vivir y se mudó con amigos.

Cuando las semanas se convirtieron en cinco meses, Joshua aún no había visto a Lauren ni a sus dos hijos pequeños, Maddox, 7 y Ava, 5 Io.

Mientras tanto, Lauren desafió la amistad con su familia anfitriona mientras sus familias intentaban vivir juntas, aislarse y educar juntas en casa.

Sin despido, sin aviso

A Joshua finalmente se le permitió ingresar a la casa, pero su estado mental se deterioró mientras estaba atrapado en aislamiento, y cuatro días después fue despedido y despedido sin previo aviso.

“No es que no estemos acostumbrados a lanzar pelotas curvas”, se ríe Lauren.

Sobrevivieron a dos embarazos asombrosos y una experiencia fatal con la malaria, cuando Lauren comenzó a trabajar en las minas y la pareja vino a vivir con sus padres, mientras que el segundo trató de construir una casa, aún viviendo con sus padres.

Cuando la vida esta en el aire

Pero esta vez no se trata de ajustarse a una nueva regla. No hay reglas, todo es incierto.

“No sabíamos cuánto duraría esto. Pensamos que terminaría pronto”.

Lauren me cuenta sobre los meses que siguieron: saltar de un contenedor a otro, comerse sus ahorros, buscar trabajo activamente, negar los codiciados beneficios sociales.

“Lo que está de nuestro lado es que somos muy soñadores y esperamos que todo pase por alguna razón”, dijo. “Joshua creció en una familia cristiana. Aunque no estamos capacitados ahora, todo está bajo control. Nos dio la base para que todo saliera bien. Hemos superado muchos obstáculos en el pasado, algo que sabemos que superaremos”.

‘Necesitamos un plan más grande’

Fue en esta desesperación que nació el sueño de Australia Occidental.

“Necesitamos un plan más grande”, dice Lauren.

“Visitamos mucho WA, pero nunca lo vimos ir aquí, así que teníamos curiosidad por esta idea.

“Pero sabemos lo que tenemos que hacer. Es lo mejor para nosotros”.

“No teníamos trabajo que hacer y él iba con voluntad”, dijo Lauren.

Joshua encontró trabajo en una semana y comenzó a hacer planes para seguir a la familia. Pero el G2G de Lauren fue rechazado repetidamente y tuvieron que “pensar creativamente” para obtener la aprobación 24 horas antes del despegue.

Nada

Cuando me quedé atrapado con Lauren en un café de Mandura, ella era el epítome de la calma y la serenidad. Ella no parece haber escapado del infierno durante un año.

“Nos encanta estar aquí ahora, nos instalamos maravillosamente”, dijo.

Sus nervios están tranquilos, lejos de donde estaban.

Viniendo de la región de Hunter en Nueva Gales del Sur, una impresionante zona costera cerca de Newcastle, Mandura dice que es “insuperable”.

“Tenemos amigos hermosos y amamos las playas”, dijo. “Los niños se adaptaron bien a la escuela”.

La alternativa es pensar que España podría haber estado encerrada durante meses interminables, uno de los países del mundo más afectados por el COVID.

Un sueño ha muerto

¿Ha muerto el sueño y la forma de vida extranjera de España? Esto es ahora.

“Estoy listo para cerrar ese capítulo. No somos lo suficientemente buenos para hacer estos grandes planes. Hemos pateado grandes objetivos como este, pero estamos comenzando nuestra carrera financiera nuevamente, no tenemos los ahorros que una vez tenía.”

Pero cuando ven la sensación europea de los suburbios en los que se han asentado, explotan: el Port Forward Estate en Vannanup.

“¿Es el destino? ¿Buen karma? Quién sabe, ahora lo vemos como debería ser”.

Inspirar y empoderar a otros

Después de trabajar en las minas durante seis años mientras criaba hijos, después de cuatro años de arduo trabajo y dirigir su propio negocio de belleza (estrategia fuera de la mina), está lista para un descanso: para “encontrarse” a sí misma de nuevo.

Luego sueña con un trabajo que tenga sentido para motivar y empoderar a las mujeres.

“He crecido mucho con mi estrés”, dice. “Muchas mujeres han experimentado cosas similares, pero muchas no tienen la capacidad de crecer a través de ellas. Lo que quiero hacer es alentar a las mamás y mujeres a que se rindan a estas oportunidades”.

Esta historia De una villa en España a la regional WA, gracias COVID-19
Apareció al principio Malla de mandura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *