Gripe aviar: un refugio BC en los casos de buitres y aves silvestres

La cepa altamente patógena de la gripe aviar que ha puesto en alerta a la industria avícola de la Columbia Británica también está apareciendo en muchas aves silvestres, según un centro de rehabilitación local.

El gerente general Rob Hope de Delta Orphan Wildlife Rehabilitation Association dijo que recientemente vieron alrededor de cuatro casos positivos, más seis que se consideran sospechosos. Vieron su primer caso positivo en marzo.

La mayoría de las aves afectadas eran buitres, y las pocas que han sobrevivido hasta ahora están en cuarentena separadas de las demás aves que viven en las instalaciones. También ha habido un caso anterior de infección por H5N1 en un halcón de Cooper y un caso sospechoso en un halcón peregrino, dijo Hope.

«Los obtenemos del área local aquí, Delta, Vancouver. Tenemos un positivo de Bowen Island”, dijo. “Desafortunadamente, la tasa de mortalidad es muy alta y pasó en 24 horas”.

La asociación también instaló una carpa de examen en el exterior con desinfectante para lavar los pies de los que ingresan. Cuando llega un caso sospechoso, se toman muestras y se envían para su análisis. Las aves que murieron se mantienen en el refrigerador y también se enviarán para su posterior análisis.

En el caso de las aves rapaces, los síntomas del virus pueden manifestarse como signos neurológicos como «mirar las estrellas», en el que el ave mira hacia arriba, así como ojos embotados e hinchados y la cara hinchada, dijo Hope.

“Si alguien se encuentra con un ave de rapiña que cree que puede tener gripe aviar, comuníquese con nosotros”, dijo Hope, y agregó que también querían escuchar las voces de las personas que encuentran aves infectadas.

READ  El misterio sin resolver de Urano y Neptuno

«Estamos listos para lidiar con lo positivo, pero habrá muchos no tan positivos, pero estamos heridos o huérfanos y ellos también necesitan nuestra ayuda».


Advertencia: el siguiente video muestra un águila infectada con la gripe aviar y puede resultar perturbador para algunos espectadores.


Las aves aisladas que han sobrevivido hasta ahora se aislarán durante 30 días y luego se volverán a analizar.

«Hay una posibilidad (de supervivencia), pero los efectos a largo plazo son otra cosa de la que no estamos seguros», dijo Hope. «Si es negativo, podemos continuar con la rehabilitación».

También existe la preocupación de que el virus pueda transmitirse de aves adultas a polluelos en el nido a través del consumo de aves acuáticas infectadas.

Aunque no se cree que el virus represente un riesgo significativo para las personas en general, los voluntarios que cuidan a las aves también toman precauciones adicionales.

“En los últimos tres días, gasté $1,500 en equipo de protección personal, desde batas hasta fungicidas y virusicidas”, dijo Hope. «En este momento estamos buscando donaciones de EPP, ya sean batas, máscaras, calcetines, así como dinero en efectivo. Esto no desaparecerá pronto y continuaremos trabajando a largo plazo».

Las personas también pueden informar cualquier descubrimiento de aves silvestres fallecidas a la Red de Aves Silvestres al 1-866-431-BIRD.

Hasta el 27 de abril, se detectó el virus en tres bandadas de aves domésticas en las regiones de Okanagan y Kotenai de la provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.