Los viajes ilegales a Europa aumentan a medida que disminuye la prohibición de viajar

Imagina que viajas durante tres días con 28 personas en un barco de 5 metros por 1,5 metros. Ahora imagina que no tienes chaleco salvavidas y muy poca comida y bebida.

Uno de los efectos del Covid-19, ya sean las restricciones de viaje y las prohibiciones impuestas en todo el mundo mientras los gobiernos intentan controlar su propagación, o cómo el deterioro de las condiciones económicas ha llevado a más personas a intentar llegar a Europa, ha afectado las rutas de contrabando.

Frontex es la agencia europea de la Guardia de Fronteras y Costas responsable de monitorear las fronteras de los estados miembros del área de la UE / Schengen. Un informe reciente sobre los primeros seis meses de 2021 mostró un fuerte aumento en el número de intentos ilegales de ingresar a países europeos.. Los primeros cálculos muestran que 61.000 personas intentaron entrar ilegalmente en Europa de enero a junio de 2021, lo que representa un aumento del 59% con respecto al total de 2020. De hecho, solo en junio de 2021, Frontex registró 11.150 cruces fronterizos ilegales en las fronteras exteriores. Para la Unión Europea , que es un 69% más que en el mismo mes del año pasado.

La razón es relativamente fácil de entender. En los primeros seis meses de 2020, los gobiernos promulgaron muchas restricciones de viaje de Covid-19, que pudieron reiniciarse a medida que las restricciones disminuían. El mayor aumento se produjo en la ruta del Mediterráneo central, donde las redes de contrabando reanudaron sus actividades en Libia y Túnez, atrayendo principalmente a ciudadanos tunecinos y bangladesíes (4.700 solo en junio de 2021).

Muchos de estos individuos se encuentran atrapados en botes demasiado pequeños para el número de personas, sin chalecos salvavidas, sin apenas comida o bebida (ciertamente no suficiente para el viaje o número en cuestión) y en malas condiciones físicas. Muchos no sobreviven al viaje.Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)7.418 migrantes y refugiados llegaron por mar a las Islas Canarias en España a finales de julio de 2021, pero 250 murieron en el intento (un aumento con respecto a las cifras de 2019 y 2020).

Sin embargo, un Un informe reciente de la ONG española para las migraciones límites para caminar (caminando por la frontera) Señala que, de hecho, el número de muertes podría ser ocho veces mayor que las estimaciones de la OIM debido a los llamados naufragios invisibles, barcos que desaparecen sin dejar rastro.

Las Islas Canarias de España ya se enfrentan a una crisis, impulsada en gran parte por el deterioro de la situación económica en Marruecos debido al Covid-19. A medida que continúa llegando un número cada vez mayor de hombres, mujeres y niños desde África (en 2020, hubo 23.023 llegadas, muchas en los últimos tres meses del año), los recursos y la infraestructura de las islas se están volviendo cada vez más tensos. Amnistía Internacional ha pedido a España que traslade a estas personas al continente para evitar las desastrosas condiciones de vida en los campamentos de migrantes.

Del mismo modo, las cifras de cruces ilegales por el Canal de la Mancha cuando los inmigrantes intentan llegar al Reino Unido desde Francia han aumentado. Sereno mencionado Que a partir del martes 20 de julio, 8.452 personas fueron capturadas tratando de llegar a Inglaterra, que es más que la cifra de todo el 2020, cuando 8.417 personas hicieron el viaje (las cifras obviamente se relacionan con las registradas).

Solo el domingo 25 de julio, hubo 12 incidentes en los que las autoridades fronterizas británicas detuvieron a un total de 378 migrantes, y otros cinco incidentes impidieron que otras 178 personas llegaran a Kent en el Reino Unido en barcos franceses.

Los ciudadanos argelinos constituyen el grueso de los ciudadanos que buscan asilo en España (60%) en la ruta del Mediterráneo Occidental, con los marroquíes en segundo lugar. Los ciudadanos sirios y turcos son los ciudadanos más detectados que se dirigen a Grecia por la ruta del Mediterráneo oriental.

Hassan Hadda, un sándwich marroquí de 25 años de la ciudad de Dakhla en el Sahara Occidental, es uno de los afortunados, ya que ha sobrevivido al viaje. Lleva en un campamento en Canarias desde 2017 y está a la espera de que se zanje la situación. él dijo Sereno Que “Siempre he soñado con llegar a Europa desde que era un niño. No importa dónde estuviera, Francia, España o cualquier otro lugar, sentí que nunca tendría un futuro si me quedaba donde no hay trabajo ni derechos humanos”. . Por eso arriesgué mi vida “.

READ  España apoya unas ventas de vehículos eléctricos de 800 millones de euros hasta 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *