Antiguos lagos no descubiertos pueden haber albergado agua en Marte

Nuevo análisis de investigadores de Universidad de Hong Kong (HKU) sugiere que el número de antiguos lagos marcianos es mucho más alto de lo estimado previamente, lo que cambia nuestra comprensión de la propagación del agua en Marte.

El equipo realizó un metanálisis de varios años de datos satelitales que mostraban evidencia de lagos en Marte y descubrió que los científicos pueden haber subestimado significativamente la cantidad de lagos marcianos que alguna vez existieron. Los resultados publicados en Nature Astronomy pueden mejorar nuestra comprensión del agua en Marte y Posible vida antigua en el planeta rojo.

La expansión de los antiguos lagos marcianos

Los lagos son cuerpos de agua complementados por precipitaciones, hielo derretido, ríos y aguas subterráneas y son responsables de gran parte de la vida que vemos en la Tierra. Aunque Marte hoy es un desierto helado, hace miles de millones de años, los científicos creen que una vez fue el hogar de antiguos lagos. El agua en Marte a gran escala pudo haber albergado alguna vez vida antigua.

Joseph Michalsky, geólogo del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Hong Kong, comentó: “Conocemos aproximadamente 500 lagos antiguos depositados en Marte, pero casi todos los lagos que conocemos tienen más de 100 km.2. Pero en la Tierra, el 70% de los lagos son más pequeños que este tamaño y ocurren en ambientes fríos donde los glaciares se han retirado. Estos pequeños lagos en Marte son difíciles de identificar mediante sensores remotos satelitales, pero es probable que haya muchos lagos pequeños. Es posible que al menos el 70% de los lagos de Marte aún no se hayan descubierto”.

READ  Los trabajadores de la salud de Columbia Británica responden a las protestas de 'bofetadas en la cara' frente a los hospitales

Los científicos están monitoreando estos pequeños lagos en la Tierra para comprender el cambio climático, lo que significa que los pequeños lagos que faltan en Marte podrían contener información vital sobre los climas pasados ​​​​del Planeta Rojo. La nueva investigación sugiere que estos antiguos lagos marcianos existieron hace unos 3.500 a 4.000 millones de años, pero es posible que cada uno solo haya durado entre 10.000 y 100.000 años. Los resultados también indican que Marte fue mayormente frío y seco, y que el calentamiento fue intermitente durante períodos breves.

Ejemplo de un gran lago alojado en un cráter de Marte (A) y un pequeño lago alojado en el permafrost de Marte. Ambas imágenes muestran datos de altitud de los instrumentos MOLA (altímetro láser orbital de Marte) y la cámara estéreo de alta resolución HRSC) montados en imágenes de THEMIS (a) y CTX (b). Crédito: ESA/JPL/NASA/ASU/MSSS

Michalsky explicó: «Debido a la baja gravedad en Marte y al suelo omnipresente de grano fino, los lagos de Marte eran muy turbios y probablemente no permitían que la luz penetrara profundamente, lo que habría desafiado la vida fotolítica si estuvieran presentes».

Apoyando la vida en Marte

Los lagos son ricos en agua, nutrientes y fuentes de energía necesarias para sustentar la vida microbiana, incluida la luz para la fotosíntesis, lo que los convierte en objetivos destacados para la exploración astrobiológica de Mars Rovers, como el Perseverance de la NASA que se encuentra actualmente en el planeta.

Sin embargo, Michalsky advirtió: «No todos los lagos son iguales. En otras palabras, algunos lagos marcianos pueden ser más interesantes para la vida microbiana que otros porque algunos lagos eran grandes, profundos, longevos y tenían una amplia gama de entornos como sistemas hidrotermales que habrían sido favorables. «Para formar una vida simple».

Esto significa que puede ser más efectivo apuntar a lagos grandes, antiguos y ecológicamente diversos para futuras exploraciones de agua en Marte.

El Dr. David Becker, ecologista de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Hong Kong, concluyó: «La Tierra alberga muchos entornos que podrían servir como análogos para otros planetas. Desde la topografía dura de Svalbard hasta las profundidades del lago Mono, «Puede determinar cómo diseñar herramientas para detectar vida en el lugar. Otro aquí en casa. La mayoría de estas herramientas están destinadas a descubrir los restos y restos de vida microbiana».

Suscríbete a nuestro boletín
READ  Elon Musk se burla del presidente Biden después de que SpaceX completara la primera misión civil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.