Un estudio muestra que el Océano Atlántico se dirige hacia un punto de inflexión: una vez que los glaciares que se derriten cierren la Corriente del Golfo, veremos un cambio climático extremo en décadas.

Universidad de Utrecht Utrecht, Países Bajos: tormentas poderosas, cambios climáticos repentinos y la ciudad de Nueva York congelada en hielo. Así describió la superproducción de Hollywood El día después de mañana el cierre repentino del Océano Atlántico y sus desastrosas consecuencias.

Si bien la visión de Hollywood era exagerada, la película de 2004 planteó una pregunta seria: si el calentamiento global detiene la circulación invertida del Atlántico, que es crucial para transportar calor desde los trópicos a las latitudes septentrionales, ¿cuán abruptos y severos serán los cambios climáticos? ?

Veinte años después del estreno de la película, sabemos mucho más sobre el movimiento del Océano Atlántico. Los instrumentos desplegados en el océano a partir de 2004 muestran que el movimiento del Atlántico se ha ralentizado significativamente en las últimas dos décadas, tal vez hasta su punto más débil en casi un milenio.

Los estudios también sugieren que la circulación ha alcanzado un punto de inflexión peligroso en el pasado, lo que ha resultado en una disminución pronunciada e imparable, y que podría volver a alcanzar ese punto de inflexión a medida que el planeta se calienta y los glaciares y las capas de hielo se derriten.

En un nuevo estudio que utilizó la última generación de modelos climáticos de la Tierra, simulamos el flujo de agua dulce hasta que la circulación oceánica alcanzó este punto de inflexión.

Los resultados mostraron que el comercio podría detenerse por completo dentro de un siglo de haberse alcanzado el punto de inflexión, y que la tendencia va en esa dirección. Si eso sucede, las temperaturas promedio caerán varios grados en América del Norte y partes de Asia y Europa, y la gente verá consecuencias graves y en cascada en todo el mundo.

También descubrimos una señal de alerta temprana basada en la física que podría alertar al mundo cuando la circulación del Atlántico se acerca a un punto de inflexión.

READ  Un planeta parecido a Neptuno con una atmósfera espesa y posiblemente una cola.

se amplía

Cinta transportadora oceánica

Las corrientes oceánicas son impulsadas por los vientos, las mareas y las diferencias en la densidad del agua.

En la circulación atlántica, aguas superficiales cálidas y relativamente saladas cerca del ecuador fluyen hacia Groenlandia. Durante su viaje cruza el Mar Caribe, rodea el Golfo de México, luego fluye a lo largo de la costa este de los Estados Unidos antes de cruzar el Océano Atlántico.

Esta corriente, también conocida como Corriente del Golfo, trae calor a Europa. A medida que fluye hacia el norte y se enfría, la masa de agua se vuelve más pesada. Cuando llega a Groenlandia, comienza a hundirse y fluir hacia el sur. El hundimiento cerca de Groenlandia atrae agua de otras partes del Atlántico y el ciclo se repite, como una cinta transportadora.

Demasiada agua dulce procedente del derretimiento de los glaciares y de la capa de hielo de Groenlandia podría diluir la salinidad del agua, evitando que se hunda y debilitando esta cinta transportadora oceánica. La cinta transportadora más débil transporta menos calor hacia el norte y también permite que llegue menos agua pesada a Groenlandia, lo que debilita aún más la resistencia de la cinta transportadora. Una vez que alcanza el punto de inflexión, se apaga rápidamente.

¿Qué sucede con el clima en el punto de inflexión?

La existencia del punto de inflexión se observó por primera vez en un modelo muy simplificado del movimiento del Océano Atlántico a principios de los años sesenta. Los modelos climáticos más detallados disponibles hoy en día indican que la fuerza de la cinta transportadora seguirá disminuyendo con el cambio climático. Sin embargo, el cese repentino de la circulación atlántica parece estar ausente en estos modelos climáticos.

Aquí viene el papel de nuestro estudio. Realizamos un experimento utilizando un modelo climático detallado para encontrar el punto de inflexión para un cierre abrupto al aumentar lentamente la entrada de agua dulce.

Descubrimos que una vez que una cinta transportadora alcanza un punto de inflexión, deja de funcionar al cabo de 100 años. La transferencia de calor hacia el norte disminuye drásticamente, lo que provoca cambios climáticos repentinos.

El resultado: frío peligroso en el norte

Las zonas afectadas por la Corriente del Golfo reciben mucho menos calor cuando se detiene la circulación. Esto enfría unos pocos grados los continentes de América del Norte y Europa.

El clima europeo está más influenciado por la Corriente del Golfo que otras regiones. Según nuestra experiencia, esto ha significado que partes del continente se calienten más de 3 grados C (5 grados F) por década, mucho más rápido que el calentamiento global actual de aproximadamente 0,2 C (0,36 F) por década. Descubrimos que algunas partes de Noruega verán una caída de temperatura de más de 36°F (20°C). Por el contrario, las temperaturas en regiones del hemisferio sur aumentarán algunos grados.

Estos cambios de temperatura se desarrollan a lo largo de unos 100 años. Puede parecer mucho tiempo, pero resulta sorprendente en escalas de tiempo climáticas típicas.

Cerrar la cinta transportadora también afectará el nivel del mar y los patrones de precipitación, empujando potencialmente a otros ecosistemas más cerca de puntos de inflexión. Por ejemplo, la selva amazónica es vulnerable a la escasez de precipitaciones. Si el ecosistema forestal se convirtiera en pastizales, esta conversión liberaría carbono a la atmósfera y conduciría a la pérdida de una valiosa reserva de carbono, acelerando aún más el cambio climático.

El movimiento del Océano Atlántico se ha ralentizado significativamente en el pasado lejano. Durante los períodos glaciales, cuando las capas de hielo que cubrían gran parte del planeta se estaban derritiendo, la entrada de agua dulce ralentizó la circulación del Océano Atlántico, lo que provocó enormes fluctuaciones climáticas.

Entonces, ¿cuándo veremos este punto de inflexión?

La gran pregunta: ¿cuándo llegará la circulación del Océano Atlántico a un punto de inflexión? sigue sin respuesta. Las notas no se remontan lo suficiente como para proporcionar una conclusión clara. Si bien un estudio reciente sugirió que la cinta transportadora se está acercando rápidamente a un punto de inflexión, tal vez dentro de unos pocos años, estos análisis estadísticos hicieron varias suposiciones que generan incertidumbre.

En cambio, pudimos desarrollar una señal de alerta temprana observable basada en la física que incluye el transporte de salinidad en la frontera sur del Océano Atlántico. Una vez que se alcance este umbral, el punto de inflexión probablemente se producirá dentro de una a cuatro décadas.

Los impactos climáticos de nuestro estudio subrayan la gravedad de este colapso repentino de la cinta transportadora. Los cambios en la temperatura, el nivel del mar y las precipitaciones afectarán gravemente a la sociedad, y los cambios climáticos en las escalas de tiempo humanas no se pueden detener.

Puede parecer contradictorio preocuparse por el frío extremo a medida que el planeta se calienta, pero si la circulación principal del Océano Atlántico se detiene debido a la entrada de demasiada agua de deshielo, ese es el peligro que nos espera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *